Los nuevos sueños de la campeona olímpica y mundial

Ubaldo Duany: “Tratamos de alargar la vida deportiva de Caterine”

La antioqueña Caterine Ibargüen ganó este jueves, en Oslo (Noruega), la segunda parada de la Liga Diamante 2018, con un salto de 14,89 metros. Su entrenador, el cubano Ubaldo Duany, explica el plan rumbo a Tokio 2020.

La antioqueña Caterine Ibargüen logró ayer en Oslo su triunfo número 31 en eventos de la Liga de Diamante. / AFP

Ubaldo Duany es un hombre tranquilo y amable. Un viejo zorro con conocimiento profundo de su oficio que le permite detectar con rapidez si su pupila Caterine Ibargüen la está pasando mal durante una competencia. Él es el guía de la campeona olímpica antioqueña, quien sigue con recelo las recomendaciones que durante el entrenamiento y desde la tribuna le da el isleño cada vez que compite. Este año espera reconquistar el título de la Liga Diamante que perdió en 2017.

Con sigilo, Duany cuenta cómo ha cambiado el sistema de entrenamiento para que la bicampeona mundial tenga opción de podio en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, a donde llegará con 36 años y un cúmulo de experiencias a su favor para defender el trono que logró en Río 2016.

A poco más de dos años de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, ¿cómo están la mente y el físico de Caterine Ibargüen?

Todo va bien. Este nuevo ciclo olímpico para representar a Colombia en Tokio 2020 lo hemos tomado con mucha seriedad y mucho sentido de pertenencia, y tanto física como psicológicamente nos encontramos muy bien y estamos cumpliendo con los pronósticos que tenemos establecidos. Acá, gracias a Dios, todo está bien.

Caterine llegará a los Olímpicos con 36 años. ¿Cree que con esta experiencia acumulada logrará hacer la diferencia sobre sus rivales?

Realmente hemos analizado todos los pros y los contras en relación con la prueba que realizamos, y hay que tener en cuenta que el salto triple es una prueba longeva y no es tanto para desarrollar a los atletas jóvenes, porque es de alto impacto y trae muchas dificultades. Por esa razón, una de las cosas que hemos tratado de hacer es alargar la vida deportiva de Caterine, y por eso cada carga de entrenamiento es planificada milimétricamente. Nosotros entendemos que, independientemente de que pueda tener 36 años para Tokio, vamos a luchar con el mismo ímpetu con que lo hicimos en los Olímpicos de 2016.

Los 14,89 metros que saltó acá en Oslo son la mejor marca de la temporada. ¿Buscarán superar este año los 15 metros o ese objetivo no está por ahora en la mira?

En cada competencia nos trazamos unos objetivos y cumplimos con un pronóstico, pero, para su tranquilidad, sí tenemos proyectado sobrepasar los 15 metros en este macrociclo de entrenamiento.

¿Con el paso de los años, la forma en que usted entrena a Caterine ha cambiado en algo, ha introducido reformas?

Sí. En todos los macrociclos de entrenamiento realizo modificaciones, precisamente para alargar más su vida deportiva y poder sostener este proceso. Variamos mucho porque tengo que planificar todo en detalle.

¿Se puede hablar de un cambio específico?

Bueno, eso es secreto (risas), pero que la gente sí sepa que estamos entrenando muy bien.

La venezolana Yulimar Rojas no ha estado presente en la Liga Diamante 2018. ¿Qué tan positiva o negativa puede ser la ausencia de una rival tan fuerte?

Nunca hemos tenido como punto de partida a las contrincantes. Eso sí, Caterine, cuando la presionan dentro de su trabajo, rinde frutos y a veces se relaja un poco si no tiene rivales fuertes, pero cuando están eso le sirve mucho, porque ella es una atleta muy competitiva y aguerrida dentro de la competencia. Pero nosotros cumplimos nuestro pronóstico y no planificamos viendo si alguna rival nos exige dentro de la pista.

¿Qué significa la Liga Diamante para ustedes, un torneo que Caterine ha ganado cuatro veces?

Es muy importante porque se trata de una competencia del mayor nivel en el mundo. Aquí está la élite del atletismo.

¿Caterine ya llegó a su techo en su rendimiento?

No. Tratándose del salto triple, tal vez ya hubiera podido saltar 15,70 metros y no la tendríamos en el atletismo, así que preferimos tenerla compitiendo aún sin récord del mundo, porque ese tipo de marcas salen cuando las circunstancias de una buena actuación coinciden para que ello se dé. A nosotros nos importan más los pronósticos que yo hago en la mesa para cumplirlos.

* Invitado por la IAAF.