Accidentado inicio del Rally Dakar

Las malas condiciones climáticas causaron este domingo la cancelación de la primera etapa en Argentina, en cuyo prólogo, el sábado, se presentó un grave accidente que dejó diez personas heridas, dos de ellas de consideración.

Diez heridos, dos de ellos de gravedad, dejó el primer accidente en el Rally Dakar de 2016. / AFP

Tormentas eléctricas y fuertes lluvias llevaron a los organizadores a suspender el tramo de 600 kilómetros, con 227 de especial, entre Rosario y Villa Carlos Paz, debido a que los helicópteros de seguridad no podían despegar y partes de la ruta estaban inundadas.

“El Dakar no se detiene cuando llueve, pero sí cuando no es posible garantizar la normal presencia de seguridad en el rally”, explicó el director de la carrera, Etienne Lavigne. “Las condiciones climáticas son muy malas”, añadió.

La salida de la especial fue inicialmente aplazada por la organización, que esperaba una mejora en las condiciones climáticas en el final de la mañana. Pero ante la persistencia de las malas condiciones del tiempo, se decidió cancelar la primera etapa y la organización dispuso que la caravana se desplazara inmediatamente a Rosario.

Dos heridos graves

La trigésima octava edición del Rally Dakar, que por octava vez consecutiva se disputa en Sudamérica, tuvo un inicio accidentado el sábado durante el prólogo de 11 kilómetros cronometrados en la localidad de Arrecifes, en el norte de la provincia de Buenos Aires, luego del banderazo simbólico en la capital argentina.

Una salida de ruta del Mini conducido por la china Meiling Gou, en el kilómetro 6,6 del prólogo, provocó graves heridas a diez espectadores, entre ellos dos con condición crítica. “La situación de un paciente atendido se agravó durante la noche”, dijo Lavigne, y sostuvo que su “pronóstico es reservado”.

El Hospital Austral de la ciudad de Pilar, al que fueron remitidos los dos heridos más graves, “no emitirá parte médico por el momento”, dijo una fuente del centro de salud. Los pacientes en condición crítica son Franco y Marcelo Stier, hijo y padre de 12 y 43 años, respectivamente.

Ambos fueron intervenidos quirúrgicamente durante la noche y se encontraban “estables” la mañana de ayer, dijo Lavigne. El niño sufrió un traumatismo torácico y el padre fue herido en la cabeza. “El resto de los heridos no presentan agravamiento de su salud”, agregó el dirigente.

El hecho ocurrió en Arrecifes, una ciudad de tradición en carreras automovilísticas y con numerosos aficionados entre sus habitantes.

Los seis pilotos colombianos en la carrera, Juan Esteban Sarmiento (motos), Christian Cajicá y Nicolás Robledo (cuatriciclos), Mauricio Salazar Velásquez y Mauricio Salazar Sierra (autos) y Juan Manuel Linares (camiones), no han sufrido percances de consideración. De hecho, Sarmiento, quien tuvo una pequeña caída el sábado, contó ayer, en su cuenta de Twitter, que “de 600 kilómetros, todos en enlace, 580 fueron con agua. Y en algunas partes con tormentas muy fuertes”.

La competencia continuará hoy con la segunda etapa, que unirá las ciudades de Villa Carlos Paz y Termas de Río Hondo, en 847 kilómetros, la mitad de ellos cronometrados.

Temas relacionados