AMA revela graves deficiencias en las pruebas de dopaje de los Juegos Olímpicos

El informe de los observadores independientes enviados a Río de Janeiro por la AMA describe casos de atletas seleccionados para realizar pruebas que "simplemente no se pudieron encontrar".

Río de Janeiro recibió los Juegos Olímpicos en 2016. Foto: EFE

"Graves deficiencias logísticas" afectaron los esfuerzos contra el dopaje en los Juegos Olímpicos de Río-2016 en agosto pasado, según un informe de la Agencia Mundial Antidopaje publicado el jueves.

El informe de los observadores independientes enviados a los Juegos por la AMA, por invitación del Comité Olímpico Internacional (COI), describe casos de atletas seleccionados para realizar pruebas que "simplemente no se pudieron encontrar".

La falta de personal antidopaje debidamente capacitado - incluyendo chaperones para tomar los procedimientos de prueba a los atletas- contribuyó a la incapacidad para lograr los índices diarios para las pruebas fuera de competencia en la villa olímpica.

"De hecho, a menudo sólo el 50 por ciento o menos de estas pruebas previstas se llevaron a cabo", dijo el informe.

Surgieron además problemas en las instalaciones deportivas para evitar el acceso de los acompañantes que no deben ingresar a algunas áreas donde se realizan las tomas para las pruebas antidopaje, y el entrenamiento inadecuado de muchos de los funcionarios que debían recoger las muestras y otros procedimientos.

A pesar de los defectos, el presidente de la  Comisión, Jonathan Taylor, dijo que el programa antidopaje en Río "fue capaz de lograr una serie de resultados positivos en circunstancias muy difíciles".

"A pesar de los problemas de personal, las limitaciones de recursos y otras dificultades logísticas, los encargados de la ejecución del programa, y ​​en particular los voluntarios, merecen inmenso crédito por garantizar que se respeten los derechos de los atletas limpios", dijo Taylor.

También elogió al COI por su uso de nuevas técnicas, incluyendo tests ante de los partidos o eventos, y recopilación de información y la creación de una nueva división del Tribunal de Arbitraje para manejar los casos antidopaje por panel de primera instancia.

El informe elogió las mejoras introducidas en el laboratorio antidopaje de Río, que había sido suspendido por la AMA sólo seis semanas antes de los Juegos por no cumplir con las normas internacionales.

El laboratorio cumplía con los requisitos de la AMA y el COI, incluyendo algunos provocados a raíz de las revelaciones del Informe McLaren sobre el tratamiento de las muestras en el laboratorio durante los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi-2014.

Según la comisión revisora, el laboratorio de Rio estuvo "muy bien equipado, operado de manera muy segura y en general muy eficiente, y ahora representa un destacado legado de los Juegos para el movimiento anti-dopaje en América del Sur".