Atletismo ruso apartado de los Juegos de Río... pero no necesariamente sus atletas

Hace falta analizar la otra decisión tomada por el Consejo: autorizar la presencia a los atletas rusos que no dieron positivo y que demuestren que no formaron parte del "sistema de dopaje".

Yelena Isinbayeva, atleta rusa. Foto: AFP

El atletismo ruso no estará presente en Rio, pero sí podrían estarlo sus atletas limpios: la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) confirmó este viernes la suspensión de la Federación rusa dejando la puerta abierta a los que demuestren su buena fe, a seis semanas de los Juegos Olímpicos de Rio (5-21 agosto).

Aunque el atletismo ruso está suspendido, Yelena Isinbayeva, rostro mediático del deporte en Rusia, aún tiene opciones de estar en Río. La zarina de la pértiga, al igual que los 4.027 atletas rusos censados, deberán mostrar no obstante un historial intachable.

La situación es, en efecto, compleja: "No está abierto a todo el mundo, simplemente a los atletas que han vivido fuera del sistema ruso suficientes años", subraya Jean Gracia, secretario general de la IAAF, quien señala que esos casos "serán la excepción". La doble campeona olímpica (2004-2008), que vivió en Italia y en Mónaco, fue la primera en reaccionar, mostrando su enfado ante la suspensión de su Federación (ARAF).

"Es una violación de los derechos humanos. No puedo quedar callada, voy a tomar medidas. Me dirigiré a un tribunal de derechos humanos", avisó Isinbayeva, sin precisar en manos de qué instancia jurídica dejará el asunto. El presidente ruso también expresó su rechazo. "Por supuesto que es injusto", declaró Vladimir Putin durante un encuentro con periodistas en San Petersburgo.

"Parto del principio de que tendremos un debate con nuestros colegas de la agencia antidopaje y espero una reacción del Comité Olímpico Internacional", añadió sobre la decisión de apartar a los atletas rusos de los Juegos Olímpicos de Rio en agosto, negando cualquier tipo de "dopaje organizado por el estado".

Un enfado y una incomprensión que atestigua la ambigüedad de la decisión tomada este viernes por el Consejo de la IAAF, el gobierno de la instancia.

'La IAAF decide'

Rusia, sus instancias deportivas y antidopaje, organizaron y encubrieron "su" atletismo, chantajeando a sus propios atletas y llegando incluso a corromper al expresidente de la IAAF, Lamine Diack (1999-2015), investigado por blanqueo y corrupción.

Rusia hizo trampas, y continúa haciéndolo pese a "los progresos y esfuerzos", según la IAAF, por lo que el Consejo de la instancia votó este viernes en Viena por el mantenimiento de la suspensión de la Federación Rusa de Atletismo (ARAF) decretada en noviembre. "La decisión fue tomada por unanimidad del Consejo", desveló el británico Sebastian Coe, presidente de la IAAF.

Pero los atletas rusos limpios no deben cargar con las faltas de los otros. Es en ese sentido que hace falta analizar la otra decisión tomada por el Consejo: autorizar su presencia en Rio a los atletas rusos que no dieron positivo y que demuestren que no formaron parte del "sistema de dopaje". Corresponderá al Comité Olímpico internacional dirimir bajo qué bandera lo harán.

El COI tiene prevista una reunión el próximo martes, 21 de junio, en Lausana (Suiza) para tratar las cuestiones de elegibilidad en los Juegos. "Es la IAAF la que decide quién podrá o no participar en los Juegos", proclamó no obstante Coe.

Puerta estrecha

En esta decisión se aprecia la mano de Sebastian Coe, antiguo atleta de alto nivel. El que fuera doble campeón olímpico de 1.500 metros (1980 y 1984) siempre ha mostrado su apoyo a los atletas limpios, recordando los esfuerzos de toda una vida consagrada a la clasificación olímpica.

Él mismo vivió el boicot de Estados Unidos en Moscú-1980, y después el de los rusos y sus países satélites en Los Ángeles-1984. "Impedir correr a los atletas que nunca han dado positivo es para él un suplicio", aseguró una fuente cercana al presidente antes de la que hiciera pública la votación.

En concreto, "será posible para atletas que no estén implicados en el sistema ruso, pero que formen parte de un programa ajeno a Rusia y eficaz contra el dopaje, que realicen una petición especial. La IAAF estudiará esos casos. La Federación rusa sigue suspendida, pero un cambio de reglamento en el seno de la IAAF permitirá a los atletas convertirse en potenciales electos para las competiciones internacionales", indicó Coe.

Rune Andersen, presidente de la comisión de la IAAF que supervisa los esfuerzos de Rusia contra el dopaje, precisó que esos casos no serán numerosos. "La apertura de la puerta es muy estrecha, no hay muchos atletas que podrán utilizar esta posibilidad", declaró.

La medida podría permitir la presencia en Rio a Yulia Stepanova, especialista en 800 metros y que reveló los hechos que dieron lugar al escándalo. "No sé si ella estará en Rio, pero hemos emitido una opinión favorable al estudio de su dossier por la IAAF si ella lo pide", declaró Andersen.

"La decisión es contraria al espíritu olímpico", se lamentó por su parte Alexandre Joukov, presidente del Comité Olímpico ruso. A seis semanas de Rio, los atletas rusos saben al menos lo que tienen por delante y a qué atenerse.

 

últimas noticias