Carlos Daniel Serrano, figura paralímpica: Nuestro pequeño gigante

El nadador santandereano participó en seis pruebas. Obtuvo una medalla de oro, una de plata y una de bronce. En las otras tres quedó cuarto.

Carlos Daniel Serrano ganó tres medallas en los Paralímpicos de Río 2016: una de oro, una de plata y una de bronce. / CPC

Dicen que lo fino viene en envase pequeño. Y ese es el caso del nadador santandereano Carlos Daniel Serrano Zárate, la gran figura de Colombia en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016.

Con apenas 18 años recién cumplidos, tres de ellos en el deporte de alta competencia, Carlos Daniel participó en seis pruebas en las justas, obtuvo tres medallas (una de oro, una de plata y una de bronce), impuso un nuevo récord mundial y en las otras tres modalidades finalizó cuarto, un balance espectacular que lo convierte ya en el mejor deportista paralímpico de nuestra historia.

Serrano sufre de acondroplasia, un trastorno de nacimiento que limita el crecimiento óseo de los cartílagos y provoca enanismo. Pero sus 145 centímetros de estatura están llenos de talento.

Cuando niño, quería dedicarse a los deportes de combate, pero su padre decidió inscribirlo en un curso de natación. Pronto se enamoró de las piscinas y comenzó a obtener grandes resultados.

Ganó un campeonato nacional interclubes y eso le abrió las puertas de la selección de Colombia. Su primera gran hazaña fue en los Juegos Juveniles Parapanamericanos de Buenos Aires, en 2013, es los que obtuvo cuatro medallas de oro.

A mediados del año pasado, en el Campeonato Mundial de Natación Paralímpica, en Glasgow, Escocia, ganó la prueba de los 100 metros pecho e impuso nuevo récord mundial, antes de consagrarse como el mejor colombiano en los Juegos Parapanamericanos de Toronto, Canadá, en los que se colgó cinco preseas de oro y una de plata.

“En los entrenamientos es en donde se ganan las medallas y a las competencias va uno es a recogerlas”, dice Carlos Daniel, quien se siente orgulloso y satisfecho porque “la gente en Colombia ya me conoce y me felicita, reconocen el esfuerzo y la dedicación de todos nosotros”.

“Es un deportista muy disciplinado, cumplido y comprometido al ciento por ciento, tanto en sus prácticas como en sus carreras. Es muy fuerte física y sicológicamente, tiene una mentalidad ganadora y competitiva”, asegura su técnico, Luis Carlos Calderón, artífice de sus éxitos, al lado de Jairo Serrano y Sandra Milena Zárate, los padres del campeón.

“Ellos son los que hicieron que esto fuera posible, los que siempre han estado ahí, los que me han apoyado, los que no me han dejado desfallecer”, admite Serrano, para quien el momento más sublime de su carrera fue cuando se subió al primer cajón del podio, escuchó el himno nacional y vio la bandera colombiana ondear en lo más alto del Centro Acuático.

Además de sus múltiples medallas en eventos internacionales, a su corta edad Carlos Daniel ha logrado imponer seis récords mundiales en diferentes pruebas, lo que lo hace pensar que todavía puede mejorar mucho más. “Vamos a ver cómo programamos el nuevo ciclo paralímpico, porque mi idea es seguirle dándole triunfos a Colombia, entrenar duro y seguir mejorando mi registros”, asegura, aunque también advierte que quisiera “estudiar algo que tenga que ver con sistemas o con administración deportiva, para ir preparándome para la vida cuando deje de competir”, que al parecer será dentro de muchos años, pues es un hombre riguroso en su cuidado físico. Está clasificado como deportista clase S7, categoría en la que compiten los nadadores que miden entre 137 y 148 centímetros. En Río ganó la prueba de los 100 metros braza, quedó tercero en los 50 metros libre y ayer finalizó segundo en los 100 metros libres, por lo que se convirtió en el primer colombiano en ganar tres medallas en unas mismas justas paralímpicas, pues el nadador Moisés Fuentes se subió al podio en Pekín 2008 (bronce), Londres 2012 (plata) y Río 2016 (bronce).