Colombia, eterna segundona de los Juegos Bolivarianos

Desde 1938 se han realizado 17 ediciones de los Juegos Bolivarianos, justas que jamás han sido ganadas por Colombia y que en 13 ocasiones ha coronado campeón a Venezuela. Este puede ser el año.

Desde la creación de los Juegos Bolivarianos, en 1938, el historial de la justa no registra a nuestro país como campeón general del torneo en ninguna de sus versiones. Los honores en las últimas trece citas son para Venezuela, con segundo lugar de Colombia en 14 ocasiones, mientras Perú se coronó vencedor en los Juegos de los años 38, 47 y 51. De allí, que Colombia cargue con el lastre de eterna segundona. Hoy avanza en la punta y puede ser éste el año que cambie la historia.

Retrospectiva bolivariana

El nacimiento de los Juegos Bolivarianos se debe al esfuerzo del dirigente colombiano Alberto Nariño Chayne, quien en las olimpiadas de Berlín en 1936 consiguió que su idea de crear un torneo deportivo para el área bolivariana fuera aprobada por las autoridades del Comité Olímpico Internacional.

La primera versión de este certamen fue inaugurada a las 3:00 de la tarde del viernes 5 de agosto de 1938, en Bogotá. Dos días después de la apertura bolivariana se produjo el relevo en la presidencia de la República, al culminar su gobierno el liberal Alfonso López Pumarejo, quien entregó su mandato a su copartidario Eduardo Santos.

Esa fue la primera particularidad de la naciente justa deportiva: los Juegos Bolivarianos fueron inaugurados en el estadio de la Ciudad Universitaria por un mandatario y clausurados por otro en el estadio Nemesio Camacho 'El Campín', el 22 de agosto del citado año.

Esa vez participaron 738 deportistas de Colombia (294), Bolivia (80), Ecuador (115), Panamá (25), Perú (114) y Venezuela (100). La obtención de tres medallas de oro (en 100 metros, lanzamiento de disco y posta corta) consagraron a la bogotana Cecilia Navarrete como 'reina bolivariana'. Otros campeones colombianos fueron Jorge Nova (medio maratón), Luis Augusto Sánchez (ajedrez), Egidio García y Roberto Urrea (lucha olímpica) y Alberto Gómez Arenas (ecuestres), Enrique París (tiro).

Tomás Emilio Mier pasó a la historia del fútbol colombiano al convertir el primer gol en un partido internacional de carácter oficial de la selección nacional, en el duelo que los nuestros perdieron 1-2 ante Ecuador.

En el balance general, Perú se tituló campeón de los Primeros Juegos Bolivarianos, y en el segundo lugar Colombia.

Muerte en el kilómetro 47

La segunda justa bolivariana se cumplió en la capital peruana, en diciembre de 1947. El equipo colombiano asiste con 123 deportistas de 14 disciplinas. Sobresalió el nadador Luis 'Tiburón' González, quien marcó los Juegos con su sello personal al titularse tetracampeón por sus triunfos en 200, 400, 800 y 1.500 metros libres, seguido siempre por su compatriota Luis Child, un adolescente de 16 años.

Otro que descolló fue el atleta vallecaucano Jaime Aparicio (curiosamente nacido en Lima 18 años atrás), quien se impuso en los 400 metros vallas, modalidad en la que batió dos veces el registro bolivariano. Además, se lució en los 400 metros planos al ganar presea de plata e imponer marca nacional con 49 segundos y 9 décimas.

En esta edición, Colombia obtuvo los campeonatos en ajedrez, béisbol y golf. El campeón general fue nuevamente Perú.

Pero Si Aparicio y González nos brindaron las mayores satisfacciones en Lima, Jorge Nova, nueve años antes campeón del medio maratón, fue protagonista del hecho más doloroso al morir trágicamente en el kilómetro 47 de la vía a Ipiales (Nariño).

En un momento de descuido, Nova sacó la cabeza por la ventana del bus en que viajaba con destino a Lima, con tan mala suerte que en ese instante cruzaba en sentido contrario otro vehículo que lo golpeó mortalmente. Ocho horas después del accidente, el campeón bolivariano falleció en el hospital nariñense de Túquerres, el 27 de diciembre de 1947.

Turno para Caracas

Cuatro años después, la capital venezolana es la ciudad anfitriona de la tercera edición de las justas. Colombia, que asistió con 113 representantes, sorprendió al titularse campeón en fútbol, con un equipo modesto y sin pretensiones conformado en su totalidad por juveniles del Valle, que meses antes habían ganado el título nacional de la categoría.

El onceo dirigido por Mario Tulio Obonaga, derrotó a Perú (1-0), Ecuador (2-1) y Venezuela (2-1). Cayó 2-1 ante Panamá. También sobresalieron Jaime Aparicio y Gustavo 'Dinamita' Ramírez, campeones en 400 metros vallas y media maratón, respectivamente. Por primera vez, Colombia obtuvo un título sobre los veteranos pedalistas de Venezuela y Perú, por intermedio del 'Zipa' Efraín Forero –ganador de la primera Vuelta a Colombia en Bicicleta-, quien se impuso en los 150 kilómetros ruta con apenas un segundo de ventaja sobre su inmediato persecutor.

Colombia resucita los Bolivarianos

Tras diez años de receso, el 3 de diciembre de 1961 quedó para la historia como el día de la resurrección de los Juegos Bolivarianos. Los dirigentes colombianos Julio Gerlein Comelín y Cayetano Cañizares lograron que Barranquilla fuera designada sede del torneo, hecho que se concretó en los Juegos Panamericanos de 1959 en Chicago, a los que curiosamente Colombia no asistió.

El presidente Alberto Lleras Camargo, primer mandatario del Frente Nacional, declaró inaugurados los Juegos en el estadio municipal de la capital atlanticense. A la ceremonia de apertura asistieron unos 15 mil espectadores que fueron testigos de la sorpresiva aparición de varios cubanos anticastristas que portaban pancartas alusivas contra el régimen de Fidel: "Presidente Lleras, pedimos romper con Castro" y "Hermanos bolivarianos, Cuba se desangra", decían dos de las leyendas.

Pero los IV Juegos Bolivarianos no correspondieron a la expectativa por los pobres resultados de nuestros deportistas. En fútbol se perdieron cuatro de seis partidos y en título pasó a manos de Perú. Baloncesto y béisbol, también decepcionaron.

Por el amplio número de competencias, el atletismo fue la competencia más productiva. Las figuras del equipo fueron Manuel Cabrera y el juvenil José Gregorio Neira, con dos medallas de oro cada uno, en las pruebas de 5.000 y 10.000 metros (Cabrera), 800 y 1.500 (Neira), a las que se sumaron las preseas doradas de Luis Navas (medio maratón), Dagoberto González (lanzamiento de disco), el sordomudo César León Quintero (salto con garrocha), Alba López (Jabalina) y Ligia Velasco (salto alto).

Venezuela se llevó los máximos honores y por primera vez se tituló campeón general de los Juegos.
Barrida atlética en Quito

En noviembre 1965 la quinta versión bolivariana se alojó en Quito (Ecuador), donde los atletas colombianos literalmente barrieron a sus rivales, quien sólo cantaron victoria en los 100 metros lisos. La campaña nacional significó para los venezolanos la pérdida del cetro que en esta disciplina poseían desde 1947.

Las máximas figuras de Colombia fueron los atletas Álvaro Mejía y Pedro Grajales, quienes acumularon siete de los 14 triunfos nacionales. Los siguió en honores Dagoberto González, campeón en los lanzamientos de disco y bala. El ciclismo también se lució al ganar seis de las siete pruebas programadas, con ciclistas de la talla de Martín Emilio 'Cochise' Rodríguez y Álvaro Pachón.

Olga Lucía de 'oro'

Maracaibo, en octubre de 1970, organizó la sexta versión del certamen en el que la nadadora colombiana Olga Lucía de Angulo se bañó en oro al ganar diez títulos en igual número de intervenciones, en un hecho sin precedentes en el historial de los Juegos. En varones, el peruano Juan Carlos Bello fue el 'Rey Midas' al adueñarse de 12 preseas de oro.

Dagoberto González, en atletismo, logró sostenerse como el mejor discóbolo del área después de casi una década, al vencer con un lanzamiento de 52.08 metros. Víctor Mora y Domingo Tibaduiza preservaron lo alcanzado un lustro antes por Álvaro Mejía, y se impusieron en los 5.000 y 10.000 metros.

De nuevo el ciclismo colombiano dio muestras de su poderío al sumar cinco triunfos en seis pruebas. Este fue el cuarto título consecutivo de nuestros pedalistas, desde 1951. Los Juegos fueron ganados por Venezuela, con subcampeonato de Colombia.

Nivel preocupante

Panamá 1973, también sirvió de escenario para otra victoria venezolana. En esta séptima cita bolivariana, Colombia triunfó en atletismo, modalidad en la que Víctor Mora emuló el tricampeonato de Mejía en pruebas individuales al dominar en los 3.000 metros con obstáculos, 5.000 y 10.000 metros planos; mientras Fabio Zúñiga no solo ganó en los 400 metros vallas si no que superó por siete décimas las 51.8 segundos que Jaime Aparicio tenía vigentes desde 1955.

La dictadura ciclística de Colombia se mantuvo incólume al acumular cinco medallas doradas, tres de plata y dos de bronce. El nadador Jairo Jaramillo sobresalió por su tricampeonato: no tuvo rivales en los 100 y 200 metros estilo mariposa y en los 200 metros combinado individual. En fútbol, Colombia tuvo que conformarse con un segundo lugar.

El nivel técnico de la justa fue calificado de decepcionante por parte de entrenadores y periodistas. El único deportista que se salvó de la debacle fue el atleta venezolano Félix Matta, por sus 10.2 segundos en los 100 metros.

Los últimos 36 años

Durante la segunda semana de octubre de 1977, la capital boliviana congregó a cerca de un millar de deportistas en seis disciplinas. Por Colombia participaron 350 competidores que no obtuvieron buenos resultados al encasillarse en el tercer lugar del medallero general, después de Venezuela y Perú, posición que no ocupaba desde 1951. Los únicos deportes en los que Colombia dominó fueron: atletismo, tenis y ciclismo.

En diciembre de 1981 se efectuó en Barquisimeto (Venezuela) la novena edición de los Juegos Bolivarianos. Allí, nuevamente el paternalismo venezolano en la justa siguió imprimiendo su sello al acumular 285 medallas contra 149 de los nuestros, otra vez segundos.

En esta ocasión Colombia no dominó en ninguna disciplina. El ciclismo nacional se ausentó del certamen y, en fútbol, pese a una buena actuación volvimos a ser subcampeones.
Cuatro años después en Cuenca (Ecuador) los venezolanos sumaron su séptimo título consecutivo desde 1961. La notable diferencia con el vecino país, que obtuvo 105 medallas de oro contra 59 de Colombia, fue frustrante. De esa nueva catástrofe bolivariana apenas se salvaron los ecuestres, tiro, boxeo, voleibol y lucha.

En enero de 1989, Colombia tuvo una decepcionante participación en Maracaibo, donde una cosa volvió a quedar clara: la eterna inferioridad del deporte colombiano frente al venezolano, que sumó 147 preseas doradas contra 64 de los nuestros.

El atletismo fue el único deporte desequilibrante. Nuestro país se coronó campeón de esta disciplina, en la que impuso ocho de los 14 récords conseguidos ese año. Inesperadamente el ciclismo colombiano, que se había ausentado cuatro años atrás, fracasó en esta oportunidad y perdió una hegemonía que desde 1951 preservaba.

En los bolivarianos escenificados en Cochabamba (Bolivia), en 1993, aunque una vez más Venezuela mostró su poderío, la derrota se justificó en parte por la desventaja en el número de deportistas: 259 de nuestros vecinos, contra 170 de Colombia. Quedó para destacar el hecho de que Colombia alcanzó su mayor botín dorado al alcanzar 84 preseas de ese metal y superó las 64 alcanzadas en Maracaibo-89. Esta vez Venezuela superó a Colombia en 11 de 19 deportes, mientras los nuestros se impusieron en siete.

En las últimas cuatro versiones de los Juegos Bolivarianos (1997-2001-2005 y 2009), Colombia continuó de segundona en las justas siempre derrotada por Venezuela.
En 1997, los nuestros estuvieron cerca de ganar los XIII Juegos Bolivarianos, en Arequipa (Perú), y por apenas dos medallas de oro Venezuela siguió indestronable. Colombia puso en aprietos a sus vecinos e incluso llegó a estar primera hasta horas antes de la jornada de clausura, el 26 de octubre de 1997.

Por décima vez consecutiva Venezuela ganó los juegos escoltada por los colombianos. Los primeros tres bolivarianos se los adjudicó Perú.

En cambio, en 2001 en Ambato (Ecuador), los nuestros quedaron a años luz de su rival en los XIV Juegos Bolivarianos, al perder las justas por una diferencia de 90 medallas de oro. Por undécima ocasión, desde 1961, Colombia terminó segunda en ese certamen que cada cuatro años inaugura el ciclo olímpico, y que en once ediciones consecutivas han sido dominados por los deportistas del país vecino.

Lo peor de todo es que cuatro años después, ni siquiera jugando de locales, Colombia pudo quitarse el lastre de la derrota y se conformó, otra vez, con escoltar a Venezuela. Como consuelo, nuestros deportistas lograron la mejor medallería de su historia en la participación en estos juegos, y de los 66 récords que se batieron, 44 fueron colombianos. En esa ocasión sirvieron de sedes las ciudades de Armenia, Pereira, Cartagena y Bogotá.

Y si usted, amable lector, fue capaz de llegar al final de esta historia, le contamos que Venezuela también se tituló campeón de los XVI Juegos Bolivarianos celebrados en Sucre (Bolivia), en noviembre de 2009, y batió su propia marca de total de medallas: la Vinotinto registró 467 preseas (205 oro, 166 plata y 96 Bronce), Colombia se ubicó segunda con 140 oro, 127 plata y 88 bronce para un total de 355.

Ahora sólo resta preguntarse: ¿Será que Colombia podrá este año romper la hegemonía venezolana? El próximo fin de semana lo sabremos…