Colombia en los Juegos Olímpicos: 84 años de una historia apasionante (5)

Desde Atenas 2004, dos mujeres regresan con bronces. La gran actuación en Pekín 2008.

Mabel Mosquera ganó su medalla olímpica a los 35 años. /Archivo

Una pesista y una ciclista llenaron de orgullo a los colombianos en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, ciudad que después de 108 años volvió a ser sede de esa competencia en los tiempos modernos, y en cuya antesala los medios colombianos reseñaron que la chocoana Mabel Mosquera viajó a Grecia en agosto de ese año portando una imagen de San Martín de Porres, el santo de su devoción.

A la postre, la fe le reportó a Mabel una medalla de bronce en esa versión olímpica en la categoría de menos de 53 kilos. Entre tanto, el 25 de agosto la ciclista paisa María Luisa Calle hizo lo propio en la carrera por puntos en pista, pero la gloria le duró muy poco al haber dado positivo por el estimulante heptaminol, según anunció el Comité Olímpico Internacional (COI), que le exigió a Calle devolver la presea. La ciclista había conseguido ese logro en un final emotivo y accidentado, cuando sufrió una aparatosa caída en la última curva, a pocos metros de la meta.

La acusación de dopaje fue el momento más difícil de su carrera deportiva. "Siento que he pasado de un sueño a una pesadilla. Lo único que tengo para decir es que yo nunca consumí una sustancia prohibida y estoy dispuesta a someterme a un detector de mentiras para demostrarlo. Yo le juro al país que no sería capaz de algo así, de echar por la borda siete años de sacrificio y de una carrera limpia", aseguró Calle en su momento.

Inmediatamente, la deportista emprendió una ardua batalla jurídica para recuperar la medalla y limpiar su honor. Después de un dilatado proceso en los tribunales deportivos, vio recompensado su esfuerzo cuando el comité de los Juegos Olímpicos la absolvió, el 19 de octubre de 2005, limpiando su nombre y retornándole la medalla que el 13 de noviembre de ese año el presidente Álvaro Uribe Vélez le impuso nuevamente.

Así, Colombia fue uno de los 75 países en sumarse al medallero de la versión XXVIII de los Jugos Olímpicos, que esta vez reunió a delegados de 202 naciones y más de 11 mil deportistas.

Una vez más el atletismo colombiano echó mano del espejo retrovisor al recordar el bronce de Ximena Restrepo en Barcelona92, un logro que en Atenas no pudo ser igualado. La de mejores resultados fue la velocista Digna Luz Murillo, quien clasificó a la segunda ronda de los 200 metros planos del atletismo, pero que luego no pudo meterse en el grupo de semifinalistas. En la segunda ronda clasificatoria terminó cuarta con registro de 23.19 segundos.

En la clausura de los Juegos Olímpicos, Alirio Carrasco (2h21:14) y Juan Carlos Cardona (2h22:49) ocuparon las casillas 43 y 51 en el maratón y figuraron entre los tres latinoamericanos mejor ubicados de la prueba, detrás del medallista de bronce, el brasileño Vanderlei Lima.

En Atenas fueron impuestas 27 nuevas marcas mundiales, una de ellas en atletismo con la rusa Yelena Isinbayeva, quien registró 4,91 metros en salto con garrocha, un centímetro más que el récord precedente.

Colombia supera actuación de Atenas 2004


La caleña Jackeline Rentería ganó bronce en los Juegos Olímpicos de Pekín. / Archivo
 

El deporte colombiano confirmó su buen momento en los Juegos Olímpicos de Pekín celebrados en agosto de 2008: con 67 deportistas (43 hombres y 24 mujeres) superó los logros de Atenas 2004, cuando se sumaron dos bronces con un contingente de 54 representantes. Esta vez, dos preseas (plata y bronce) obtenidas por el pesista Diego Salazar (nacido el 3 de octubre de 1980) y la luchadora Jackeline Rentería (en los 55 kilos), llenaron de júbilo al país.

El tulueño, quien cuatro años atrás abdicó en Atenas por una lesión en una de sus manos, levantó 138 kilogramos en arranque y 167 en el envión para un total de 305, en la categoría de 62 kg en levantamiento de pesas. Esa fue la décima a presea en la historia olímpica en Colombia.

Salazar llegó a Pekín siendo el mejor pesista de su categoría gracias a la medalla de oro ganada en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro en 2007 y al duodécimo lugar en la clasificación mundial.

''Hay que celebrarlo, me lo viví, me lo soñé, me lo gocé... gracias al cielo'', dijo Salazar al salir del pasillo por el que minutos antes había subido al escenario del Gimnasio BUAA. ''Son unos 12 años buscando este triunfo, algunos ya perdían la esperanza, pero en Olímpicos no se sabe. Hay que luchar hasta lo último, con mucho ánimo, con mucha fe'', reseñaron las agencias internacionales de noticias.

El chino Xiangxiang Zhang ganó con un total olímpico de 319 kilos y el bronce fue para el indonesio Triyatno. Haciendo cuentas, la de Pekín se constituye en la tercera mejor Olimpiada del país, después de Sydney-2000 (oro de la pesista María Isabel Urrutia) y de Múnich-72 (plata del tirador Helmut Bellingrodt y bronces de los boxeadores Alfonso Pérez y Clemente Rojas).

Nuestros atletas no lograron subirse al podio y quedó para destacar el hecho de que vallecaucana María Rosibel García (plata en 800 m y bronce en los 1.500 m de los Juegos Panamericanos 2007 y campeona Centroamericana y del Caribe 2006, en 1.500 metros) se convirtió en la primera colombiana en llegar a la semifinal de los 800 metros, donde logró el quinto puesto con tiempo de 1 minuto 59 segundos 38 centésimas y superó su propia marca, pero no le alcanzó para llegar a la final de la prueba que coronó campeona a la rusa Svetlana Lyuka, con registro de 1:58.31, por delante de la ilustre veterana Maria Lourdes Mutola (1:58.61).

También impuso nueva marca nacional la atleta Darlenys Obregón, quien llegó a cuartos de final en los 200 metros (23.40 segundos). La novena casilla de Luis Fernando López, en los 20 kilómetros marcha (1h20:59) también merece una distinción especial. En esa prueba el debutante James Rendón ocupó la casilla 31.