Darley Pérez, un ejemplo de sacrificio

El antioqueño de 30 años de edad y Liliana ‘La Tigresa’ Palmera, son los únicos campeones mundiales de boxeo que tiene Colombia en la actualidad.

Darley Pérez, campeón mundial del peso ligero de la AMB. /Archivo - El Espectador

Los comienzos de la actividad boxística en Colombia no son muy claros. Sin embargo, durante muchos años este deporte le ha dado al país grandes alegrías. Cómo olvidarse de nombres como Antonio Cervantes Kid Pambelé, Rodrigo Valdés, Ricardo Cardona, Prudencio Cardona, Miguel María Maturana, Jorge Eliécer Julio, Miguel Happy Lora o Fidel Bassa, para nombrar a los pioneros criollos que protagonizaron batallas impresionantes dentro del cuadrilátero.

Aunque hoy en día no haya una gran camada de boxeadores, existe uno que con sus logros nos ha hecho recordar las noches memorables de aquellas épocas gloriosas de los años 70 y 80.

Su nombre: Darley Pérez, único campeón mundial de boxeo masculino que tiene en estos momentos Colombia, pues Liliana La Tigresa Palmera es desde octubre pasado la monarca supergallo de la AMB.

Mientras en nuestro país no paraba la fiesta por el triunfo de la selección de fútbol frente a Uruguay en los octavos de final del Mundial de Brasil, un antioqueño se encargaba de alargar la celebración.

El 28 de junio, ante el dominicano Argenis López, el oriundo de San Pedro de Urabá obtuvo por decisión el cetro mundial del peso ligero de la Asociación Mundial de Boxeo.

La rapidez de sus piernas y sus manos fuertes fueron el factor desequilibrante para que el colombiano se quedara con el triunfo. Con esa victoria, Darley registraba una marca de 30 peleas ganadas y una perdida. Sin embargo, en octubre debía retener el título ante el venezolano Jáider Parra.

La pelea fue muy física, dura y enredada, pero, como un gran campeón, necesitó de un gancho al hígado para noquear a su contrincante en el sexto asalto. La felicidad fue absoluta. Logró la defensa de su corona y le dio al país una alegría más.

De pequeño, Darley practicaba fútbol, pero como lo molestaban en el colegio ingresó a boxear en 1997, de mano del expúgil Donaldo Ortega.

Poco a poco ascendió. El triunfo que lo dio a conocer fue en noviembre de 2003, en Cartagena, durante el Torneo Nacional de Mayores, al vencer al barranquillero Líkar Ramos, recién coronado campeón panamericano y primer colombiano, en cualquier deporte, en clasificar a los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Luego llegó a la selección de Colombia, ganando oro a nivel bolivariano, suramericano y panamericano, y después llegó el título mundial gracias a su trabajo y dedicación.

Si quiere que Darley sea el Deportista del Año de El Espectador y Movistar, cuya ceremonia de premiación se realizará el próximo martes 9 de diciembre en el hotel JW Marriott de Bogotá, vote en www.elespectador.com/deportista o diligencie el cupón que sale en el periódico impreso.

Temas relacionados