A defender la corona del fútbol de salón

El equipo nacional, dirigido por Jaime Cuervo y con John Pinilla como capitán, enfrentará en la primera ronda a las selecciones de Venezuela, República Checa y Curazao.

La selección colombiana de fútbol de salón comenzará hoy ante Venezuela, desde las 8:00 a.m., la defensa de su título mundial. / Fecolfutsalón

En todos los barrios del país hay una cancha de microfútbol, sin duda alguna el deporte que más adeptos tiene en Colombia. Y aunque la lucha de esta disciplina por sobrevivir a la amenaza que significó la aparición del Futsal Fifa, una versión mediática del fútbol de salón, no ha sido fácil, sus promotores se las han arreglado para seguir dando de qué hablar.

Desde hoy, la selección colombiana de mayores, dirigida por Jaime Cuervo y liderada por John Pinilla, disputará el XI Campeonato Mundial en Bielorrusia, al que llega con el objetivo de refrendar la corona que conquistó en casa en 2011, la segunda en su historia, pues había celebrado antes, en Bolivia 2000. La tricolor, además, ha sido dos veces subcampeona, una vez tercera y en una ocasión terminó en la cuarta casilla.

El equipo nacional es cabeza del grupo C, en el que enfrentará hoy a Venezuela desde las 8:00 a.m., mañana a República Checa y el lunes a Curazao.

“Por supuesto que el objetivo es el título. Venimos de ser campeones mundiales y suramericanos. Tenemos un equipo de experiencia y juventud, que se ha preparado bien y tiene con qué pelearle a cualquiera”, explica el manizaleño Jaime Cuervo, el estratega más exitoso de la historia del micro.

Eso lo ratificó el equipo en sus dos más recientes juegos de preparación en España, en los que derrotó sin atenuantes por 4-0 a las selecciones de Francia y Cataluña, que también estarán en el Mundial.

“Nosotros tenemos un trabajo de muchos años. Este es un deporte muy ligado a nuestra idiosincrasia y sin duda alguna hemos sido potencia toda la vida”, argumenta Viviano Mena, asistente técnico y exjugador.

La Asociación Mundial de Fútbol de Salón organiza mundiales desde 1982 y las naciones suramericanas son las que han dominado. Paraguay ha sido tres veces campeón, mientras Colombia y Brasil han ganado dos títulos cada uno.

De hecho, el que muchos consideran como el mejor jugador de todos los tiempos, John Pinilla, es el actual capitán del combinado patrio. “Nuestro éxito se basa en la calidad individual, por supuesto, pero también en el trabajo colectivo y la estrategia que hemos implementado. Este juego es ante todo de rotación, de táctica, en el que una genialidad desequilibra”, dice Pinilla, quien jugó profesionalmente cinco temporadas en Italia.

Su compañero y amigo John Celis, otro de los veteranos de la selección, admite que “este Mundial puede ser el cierre de nuestras carreras y por eso nos queremos ir con un broche dorado”. Ambos fueron campeones mundiales en Bolivia 2000, bajo las órdenes del hoy presidente de la Federación, Manuel Sánchez, y figuras del título de 2011, cuando cerca de 15 mil personas, incluido el presidente Juan Manuel Santos, disfrutaron de la final que le ganaron 8-2 a Paraguay, en el coliseo El Salitre.

Otra de las figuras del equipo, el bogotano Camilo Sánchez, asegura que a pesar del optimismo del plantel, el Mundial no será fácil: “Hay muchos seleccionados que han mejorado bastante. A nosotros se nos meten atrás y a veces nos dificultan marcar, pero tenemos la mentalidad para superar al que sea. Soñamos con salir campeones y llevarles el título a los amantes del fútbol de salón”.

En 2016, Colombia será sede del Mundial Fifa Futsal, en el que a diferencia del micro, el deporte de la pelota pesada, apenas estamos comenzando a ser potencia.

Temas relacionados