El atleta que subasta medalla olímpica para salvar la vida de un niño con cáncer ocular

El polaco Piotr Małachowski ganó plata en lanzamiento de disco, regresó a su país y lo conmovió la historia que le relató la mamá de Olek Szymanski.

El polaco Piotr Malachowsk durante la prueba de lanzamiento de disco en los Juegos Olímpicos de Río 2016. / AFP

Mide 1,92 m pero su grandeza es mayor. Sus potentes brazos lo llevaron a la gloria en el Mundial de Atletismo Pekín 2015, en el que ganó la competencia de lanzamiento de disco con una marca de 67,40 metros. En la misma ciudad consiguió la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 2008 con 67,82. Piotr Małachowski, por ese entonces, no imaginaba que su verdadera hazaña llegaría después de Río 2016.

El disco que lanzó el polaco voló 67,55 en el estadio João Havelange. Obtuvo la medalla de plata porque el alemán Crhistoph Harting (hermano de Robert Harting, campeón olímpico en Londres 2012) impuso 68,37, defendió la hegemonía familiar y se llevó el oro. Sin embargo, la vida le dio a Małachowski “una oportunidad para aumentar el valor” del segundo metal más preciado.

Al regresar a Polonia, orgulloso por su segunda presea olímpica, Piotr recibió una carta de la mamá de Olek Szymanski. La mujer le envió una carta al atleta contándole acerca de la grave enfermedad de su hijo, quien padece cáncer ocular. Tiene un tumor llamado retinoblastoma, que se desarrolla en la retina y se presenta más que todo en niños.

En el país europeo no hay tratamiento posible que pueda salvar la vida del pequeño, menor de cinco años. “La única posibilidad es una terapia en Nueva York”, publicó el heroico deportista en Facebook, red social donde informó sobre la subasta de la medalla que obtuvo en las recientes olimpiadas.

El polaco de 33 años, también plata en los mundiales de Berlín 2009 y Moscú 2013, armó en poco tiempo la noble campaña. Hasta el momento la oferta más alta es de 6 mil dólares y el tratamiento para Olek oscila entre los 170 mil.

Este es el mensaje de Piotr Małachowski:

Ganar una medalla olímpica es cumplir un sueño en la vida de un atleta olímpico. Por supuesto, la más precidada es la de oro.

Hice todo lo posible para conseguirlo. Lamentablemente esta vez no funcionó. Pero el destino me dio una oportunidad para aumentar el valor de mi "plata".

Justo después de la competición, me escribó una mamá, pidiendo ayuda para rescatar a su pequeño. Se llama Olek, tiene casi dos años, y ha pasado más de la mitad de su vida luchando contra un cáncer ocular.

"Retinoblastoma" se llama y es un cáncer maligno del ojo, que solo existe en los niños menores de 5 años, especialmente elige a los más débiles.

En Polonia no hay ninguna oportunidad de salvarlo. La única oportunidad es hacer un tratamiento en Nueva York.

Decidí ayudarlo y decidí subasta mi medalla de Río.

El importe entero será destinado para el tratamiento.

Animo a todas las personas de buena voluntad a donar dinero a su cuenta, enviar mensajes de texto y ayudar en todas las formas posibles. Vamos a ayudar a los padres y la familia‬.

En Río, luché por el oro. Hoy le pido a todo el mundo - luchemos juntos por algo que es aún más precioso. La salud de este fantástico chico. Así que están todos invitados a la subasta: http://bit.ly/2b41eXH.

Si me ayudan, mi plata puede ser más preciosa que el oro.