El COI se quita responsabilidad en la confusión sobre participación rusa en Rio 2016

Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), afirmó este domingo que después de la competición continuará la investigación sobre el supuesto dopaje generalizado en Rusia.

Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI). / EFE

El Comité Olímpico Internacional (COI), por medio de su presidente, Thomas Bach, se quitó este domingo toda responsabilidad en la confusión reinante sobre la participación de deportistas rusos en Rio 2016.

Al mismo tiempo, la nadadora rusa Yulia Efimova, bronce en Londres y en desacuerdo con su exclusión de los Juegos Olímpicos, presentó un recurso ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS).

Efimova se une de este modo a los también nadadores Vladimir Morozov y Nikita Lobintsev, como los tres deportistas rusos que han recurrido su descarte ante la máxima instancia de la justicia deportiva a nivel mundial.

"El COI no es responsable de los tiempos en el informe McLaren. El COI no es responsable de que diferente información que fue ofrecida a la AMA hace un par de años no tuviera continuación. El COI no es responsable de la acreditación o supervisión de los laboratorios antidopaje", afirmó Bach en una rueda de prensa en Rio de Janeiro.

"Por todo ello, el COI no puede hacerse responsable ni de los tiempos ni de las razones de estos incidentes que tenemos que enfrentar muy pocos días antes de los Juegos", añadió Bach.

A cinco días de la ceremonia de inauguración, algunos deportistas rusos no saben todavía si van a participar en Rio, después de que el informe McLaren hablara de un sistema de dopaje de Estado en el deporte ruso.

Cuando Rusia preveía enviar una delegación de 387 participantes, el ministro ruso de Deportes, Vitali Mutko afirmó el sábado que por ahora cuentan con 266.

Sin contactos con Rusia 

Bach, muy criticado por su falta de firmeza con las autoridades rusas por los casos de dopaje, afirmó que desde la publicación del informe McLaren no ha tenido contacto con ningún responsable políticos o deportivos de este país.

"No estamos en posición de sancionar a jefes de estado o ministros pero sí de aclarar completamente este tema y es lo que estamos haciendo", explicó el dirigente.

El informe del jurista canadiense Richard McLaren, encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y publicado el 18 de julio, puso en evidencia que más de 600 casos de dopaje fueron disimulados entre 2011 y 2015 por las autoridades rusas, muchos durante los Juegos Olímpicos de invierno de 2014 en Sochi, con la participación de los servicios secretos rusos.

Sobre la base de este informe, el COI pidió el 24 de julio a las federaciones internacionales que hicieran un filtro entre los deportistas rusos seleccionados inicialmente para los Juegos de Rio 2016 excluyendo a aquellos cuyo nombre fuera citado en el informe McLaren o los que hubieran sido castigados por dopaje en el pasado.

El propietario del equipo ciclista Tinkoff, el oligarca ruso Oleg Tinkov, calificó este sábado de "venganza política contra Rusia" la exclusión de los Juegos Olímpicos de los ciclistas dopados de su país, y señaló a los "burócratas idiotas" de la Unión Ciclista Internacional (UCI).

"¿Zakarin (el corredor del equipo Katusha Ilnur Zakarin, ganador de una etapa en el último Tour de Francia) no puede ir a Rio pero (el español Alejandro) Valverde y otros que estuvieron dopados pueden? Si no es una venganza política contra Rusia, ¿qué es? Esto demuestra una vez hasta qué punto esta 'puta' UCI es estúpida e incapaz. Es sólo una banda de burócratas imbéciles", escribió en Twitter e Instagram.

En este caldeado ambiente preolímpico, varios miles de manifestantes salieron a las calles de Rio y otras ciudades de Brasil este domingo para pedir la salida definitiva de la suspendida presidenta Dilma Rousseff o en grupos más pequeños a defender su permanencia.