Conversatorio de Colombia 2020

hace 6 horas

El golf corre por sus venas

El bogotano de 24 años sueña con lograr para la próxima temporada el paso al Web.com Tour, el segundo certamen más importante de este deporte en el mundo.

Marcelo Rozo en el campo del Club el Rancho de Bogotá. Lugar en el que creció como golfista. / Gustavo Torrijos - El Espectador.

La afición por el golf venía en la sangre de Marcelo Rozo. Su abuelo paterno, Vicente Falaschini, quien era un destacado diseñador de campos de golf, llegó a Colombia desde Argentina en 1959. Además, el rioplatense fue un jugador profesional que ganó varios torneos a nivel latinoamericano. Como si fuera poco, en la familia de su madre también corría la pasión por este deporte. Su tío Iván Rengifo se consagró en certámenes locales, y también, representó al país en ocho oportunidades asistiendo a la Copa Mundial de Golf.

Era el hermano mayor de Marcelo, Mateo, quien estaba destinado a seguir la tradición golfística de la familia. De hecho, se formó en la misma generación de grandes como Camilo Villegas. Pero el destino truncaría las aspiraciones de este joven de 21 años: una bacteria contraída después de realizarse la operación de cornetes acabó con su vida. Esto marcó al pequeño Marcelo Rozo y a sus escasos diez años prometió consagrarse como golfista profesional para honrar la memoria de su hermano.

El golf fue el medio que le permitió estudiar administración deportiva en Estados Unidos: la Universidad de la Florida lo becó por practicar este deporte. Allí duró cuatro años, conoció otros golfistas en proyección y se volvió profesional el año pasado, tras el mundial amateur que se jugó en Turquía. Rápidamente, llegaron los logros. Se coronó campeón del Abierto de Argentina que se disputó en el Nordelta Golf Club de Tigre, que fue el último torneo de la temporada del PGA Tour Latinoamérica.

En el campo de práctica del club El Rancho de Bogotá, el lugar donde sus sueños comenzaron a forjarse, Marcelo Rozo habló con El Espectador y le contó detalles de su primera victoria, además de los retos que le esperan el próximo año.


La gente se imagina que ser golfista es llevar una vida relajada, tomar whisky, luego ir al turco pero en realidad no es así. ¿Qué sacrificios le ha tocado hacer para llegar a lugar en el que está?

Mucha gente cree que es así pero el que cambió esa mentalidad fue Tiger Woods. Cuando él llegó en el 97 al PGA Tour era un atleta, pensaba como tal. Esta es una profesión complicada porque viajas mucho. Uno tiene que estar bien físicamente para salir a practicar y tener seis días de golf cada semana. Se pierden momentos con la familia, pero lo bueno es que ahora estoy cosechando todo lo que he sembrado.


¿Qué tan rigurosa es su disciplina de entrenamientos?

Bastante dura. Como estoy en vacaciones de golf hace unos días dejé de jugar. Pero empecé pretemporada en la parte de gimnasio. Tengo una rutina intensa de cuatro días a la semana.


El golf es un deporte en el que un mal tiro daña todo. ¿Cómo mantener la cabeza fría y la concentración para afrontar los momentos complicados?

Yo creo que eso es lo lindo de este deporte. El juego te cambia de un tiro a otro. Puedes venir en un día horrible pero pegas un buen tiro y eso te llena de confianza para levantarte. O lo contrario. Me enfoco en estar pensando en lo que tengo al frente, sin importar el pasado ni el futuro. Los buenos resultados para un golfista son gracias a pasarla bien en la cancha, no sufriendo.


Se dice que la mentalidad del deportista colombiano es frágil en los momentos determinantes. ¿Cómo cambiar eso?

Lo principal es blindarse de todos esos comentarios. Eso lo dice gente que no sabe lo difícil que es ser exitoso, no solo en el golf, sino en el deporte en general. Hay que trabajar arduamente todos los días para sobrepasar los momentos difíciles.


¿Siente que Camilo Villegas fue el que les abrió las puertas a todos los jóvenes como usted que ahora triunfan alrededor del mundo?

Indudablemente. Habíamos tenido a un solo jugador en el PGA Tour que fue Eduardo Herrera, sin embargo, perdió la tarjeta y duró muy poco. Luego llegó Camilo Villegas con una fuerza impresionante y ya nos conocen en todo el mundo como potencia.


¿Cómo es su relación con la mayoría de los colombianos jóvenes como Manuel Villegas, Andrés Echavarría, entre otros?

Tengo una relación muy cercana con ellos. Los conozco desde que comencé a jugar golf. Son amigos y el soporte en los momentos en lo que uno esta viajando. En el grupo están Andrés Echavarría, Manuel Villegas, Óscar Álvarez, David Vanegas y otros más. Siempre estamos pendientes los unos de los otros.


¿Cómo vivió ese fin de semana glorioso para usted y para el golf colombiano?

Ese día por la mañana pensé muchas cosas. Mi sicóloga me dijo palabras que me ayudaron a estar tranquilo y a seguir mi estrategia. Llegaba con una ventaja para ese día y la idea era manejarla hasta el final. Salí al hoyo 10 con ventaja de cinco golpes, me mantuve en el presente, hice birdie en el 13 y ya ese fue el momento en el que me tranquilicé y terminé bien.


¿Cómo fue la celebración?

Ya la caminada en el hoyo 18 fue muy especial. Uno siente los aplausos y el apoyo de la gente que le reconoce a uno el trabajo hecho durante la semana. Después de eso terminé, levanté la copa y di muchas entrevistas. Luego me fui a comer con unos amigos entre los que estaba Diego Velásquez. Lo viví con mucha euforia pero al otro día seguí normal.


¿Con Ángel ‘El Pato’ Cabrera habló luego del logro?

No, durante el torneo crucé un par de palabras. Pero más que eso nada.


¿Qué objetivos tiene para 2014?

Este resultado me abre la mente para creer que puedo llegar mucho más lejos. Ahora tengo la idea de estar en los primeros puestos de la lista de ganancias del PGA Tour Latinoamérica para acceder al Web.com Tour para 2015.


¿Que Manuel Villegas haya logrado terminar entre los cinco primeros del PGA Tour Latinoamérica, es motivación extra para creer que es posible?

Sí, obvio. Eso nos abre los ojos a los demás golfistas colombianos para ver que todos tenemos talento suficiente para llegar lejos.


¿Ya piensa en los olímpicos de 2016?

Lo comencé a pensar hace poco. En noviembre de 2015 voy a los Panamericanos y ese es un objetivo más. Representar al país de uno en los Olímpicos sería un honor.


¿Cuáles son sus ídolos?

Hay jugadores que admiro mucho. Tiger Woods cambió la era de este deporte. Camilo Villegas es un gran jugador y gran persona. Rolly McIlroy tiene 24 años y es un fenómeno del golf. Esos tres jugadores son mis referentes y con los que siento más empatía.


¿Fuera del golf qué es lo que más disfruta?

Ir a buenos restaurantes, la compañía de mi familia, de mis amigos y mi novia. También me gusta mucho el fútbol, soy amante de ese deporte y aunque no lo puedo jugar ahora siempre me ha encantado.


¿Es hincha de algún equipo en especial?

Del Real Madrid. No soy español pero me gusta mucho ese equipo y es el único al que sigo durante todo el año. En Colombia tengo empatía por Independiente Santa Fe.


lmontenegro@elespectador.com

@luisguimonte

 

Temas relacionados

 

últimas noticias