Escándalo de abuso sexual sacude a la gimnasia de Estados Unidos

Una exgimnnasta de este país presentó una demanda por abusos sexuales contra el médico de la delegación norteamericana, Larry Nassar.

El equipo femenino de gimnasia que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río. Foto: AFP

Nuevo escándalo en el deporte de Estados Unidos. Una exgimnasta del equipo de este país presentó una demanda ante la Corte Suprema de California por abusos sexuales contra el médico Larry Nassar, donde también implicó a Bela Karolyi, el mítico entrenador que dirigió a Nadia Comaneci, y a su mujer Martha, máxima responsable del conjunto estadounidense durante los últimos 15 años.

Diversos reportes sostienen que los ataques por parte de Larry Nassar ocurrieron dentro de instalaciones o complejos deportivos del equipo femenino de gimnasia. Se sabe que la demandante fue parte del equipo estadounidense de gimnasia entre los años de 2004 y 2010 cuando tenía entre 12 y 18 años de edad; se le identifica en la demanda bajo el sobrenombre de “Jana Doe”.

La denuncia fue presentada el pasado jueves en Los Ángeles y ha puesto bajo sospecha a la pareja de técnicos, legendarios por haber sacado el máximo rendimiento a deportistas como Comaneci, Gabrielle Douglas o la misma Simone Biles, una de las estrellas rutilantes de los últimos Juegos Olímpicos que se disputaron en Río de Janeiro.

Se alega que el abuso sexual tuvo lugar en el famoso Karolyi Ranch, en Huntsville, Texas, aproximadamente a una hora al norte de Houston. Desde 2001, la finca ha servido como el lugar de entrenamiento para el equipo femenino nacional de gimnasia de los EE. UU. En la demanda se afirma que Nassar interactuó con la adolescente “bajo el pretexto de suministrarle el cuidado y los tratamientos necesarios para que ella pudiera competir como una gimnasta de categoría mundial, ganadora de medallas”. Según la denuncia impuesta, el doctor le informó “la necesidad de hacer un 'ajuste intravaginal', un método ficticio durante el cual Nassar penetraría digitalmente la vagina de la demandante para ajustar sus huesos. Este 'ajuste intravaginal' se hacía sin guantes ni lubricantes y sin la presencia de una acompañante, y se efectuaba para la propia gratificación sexual de Nassar”.

La demanda también alega que Bela y Marta Karolyi se hacían los de la vista gorda ante el abuso sexual de las niñas por parte de Nassar en la finca e “instituyeron un régimen de intimidación y temor en la finca para las niñas menores de edad que estaban bajo su custodia”.

Nassar ya había presentado su renuncia en una nota de prensa en septiembre, después de ser denunciado hace unas semanas, también por presuntos abusos, por otras dos ex gimnastas olímpicas y por 16 estudiantes de la Universidad de Michigan. En estas acusaciones se sostiene que el doctor del equipo estadounidense agredía sexualmente a varias de sus gimnastas, pero no se mencionaba en ningún momento a los Karolyi.