La jinete que abandonó la prueba de equitación olímpica para salvar a su caballo

Antes de iniciar una prueba, la holandesa Adelinde Cornelissen, ganadora de medallas de plata en doma individual y bronce en doma por equipos en Londres 2012, notó que el equino había levantado temperatura y optó por retirarse.

Adelinde Cornelissen compartió esta foto en su cuenta de Facebook.

La holandesa Adelinde Cornelissen era una de las llamadas para estar en las primeras posiciones de la serie Grand Prix de la prueba de adiestramiento individual en los Juegos Olímpicos. No obstante antes de la competencia notó que su caballo, Parzival, comenzó a levantar temperatura. Ante esa situación imprevista, se olvidó de la chance de participar en la competencia. Decidió retirarse y priorizó la salud del animal. Se bajó del equino, saludó y se despidió.

“Con tal de protegerlo, decidí renunciar. Mi compañero, mi amigo, el caballo, lo dio todo siempre por mí a lo largo de toda su vida y no se merecía que yo lo pusiera en peligro”, explicó la deportista de doma ecuestre en su cuenta de Facebook. La holandesa no solo estaba llamada para superar la primera fase de la competencia sino para pelear por medalla debido que en Londres 2012 ganó bronce y plata.

Adelinde Cornelissen explicó el problema: “Después del doble control con los veterinarios, la conclusión fue que el caballo había sido mordido por un insecto, araña o algún tipo de animal que produce sustancias tóxicas. El caballo contrajo fiebre y tenía la cabeza hinchada el día antes del evento. Le dieron líquidos, le hicieron pruebas de sangre y pasó por los Rayos-X”.

No fue una noche fácil para la holandesa después de conocer la noticia. Durmió en los establos y cuidó a Parzival como si fuera su hijo. “No iba a dejarlo solo”, explicó. “Mi amigo, mi amigo, el caballo que me ha dado toda su vida no se merecía esto”, escribió en su cuenta de Facebook. Cornelissen debatió con varios veterinarios el estado de salud del caballo y se le dio luz verde para competir. “Decidimos darle la oportunidad. La fiebre había bajado y creímos que los tóxicos estaban fuera de su sistema”, agregó la jinete, quien nunca se sintió completamente segura para competir con su caballo y terminó optando por el retiro. “Quería protegerlo, por eso decidí renunciar”, indicó.

Parzival se encuentra totalmente recuperado y listo para volver al ruedo en cuanto su entrenadora así lo disponga: “Estoy feliz. Parzi es feliz y está en forma otra vez”, señaló en las redes sociales Cornelissen, quien también agradeció a todos aquellos que se preocuparon por la salud de su “amigo inseparable”.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Yuri Alvear, a paso firme