Jugador del fútbol americano declaró ser homosexual

Michael Sam, jugador de la Universidad de Missouri, podría convertirse en el primer profesional LGBTI declarado en jugar en la NFL.

EFE

El jugador de los Tigers de la Universidad de Missouri Michael Sam declaró públicamente ser homosexual y podría convertirse en el primero en llegar a la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) si es elegido en el próximo sorteo colegial.

"No tengo miedo de decirle al mundo quién soy. Soy Michael Sam: graduado universitario. Soy afroamericano, y soy gay", declaró Sam. "Estoy cómodo en mi propia piel", agregó.

Su declaración, que hizo el domingo a través de la cadena de televisión ESPN y del periódico "The New York Times", no sorprendió a los compañeros de equipo de la universidad, que desde el pasado agosto ya tenían conocimiento de la realidad personal de Sam.

Ahora el jugador dijo que quería contar su propia verdad sin que nadie pudiese tergiversarla y además reiteró su objetivo, aunque está un poco nervioso en todo el proceso, es llegar a ser jugador de la NFL.

"Comprendo cuán grande es esto", admitió Sam. "Es algo grande. Nadie lo ha hecho antes. Y es un proceso un poco nervioso, pero sé lo que quiero ser... quiero ser un jugador de la NFL".

Ser actualmente un homosexual en Estados Unidos ya no es noticia, pero cuando se involucra a la NFL, es un primer -y potencial histórico momento- para los deportes de los Estados Unidos.

También explicó que cuando se lo dijo a sus entrenadores de la universidad, la reacción fue como que de alguna manera les corroboró lo que ya intuían y pensaban.

Cuando se le preguntó qué sintió en el momento de hacer su primera confesión, Sam admitió, que tuvo miedo, aunque de alguna manera ya lo sabían, pero reiteró que todo el apoyo que recibió fue la base para el segundo paso de darlo a conocer a todo el mundo.

De hecho, tampoco les pidió que guardasen en secreto la revelación que les había hecho, señaló Sam, un joven de 24 años, que nació en el pueblo tejano de Hitchcock, y que desde su infancia ya creció con la incertidumbre sobre su orientación sexual.

"Sabía desde una edad temprana que me atraían los chicos", admitió Sam durante la entrevista con ESPN, "Tenía las dudas que podía ser bisexual, simplemente no sabía y por lo tanto quería sentirme cómodo y no dije nada a nadie mientras crecía".

Ahora sus padres ya lo saben y le han dado todo su apoyo, lo mismo que espera recibir de los que lo conocen en su pueblo, donde se siente muy a gusto.
Sam también dio a conocer detalles de todo el sufrimiento que le tocó pasar de joven con una familia en la que vio morir a su hermano por una herida de arma de fuego.

Antes, otra hermana mayor falleció cuando era él un bebé, un tercer hermano que desapareció en 1998 y otros dos más que han estado entrando y saliendo de la cárcel, donde ahora se encuentran.

"Decirle al mundo que soy gay no es nada comparado a eso", subrayó Sam, que dijo haber cenado, el pasado sábado, con Dave Kopay, un exjugador de la NFL que se declaró homosexual en 1975, tres años después de haber terminado su carrera como profesional.

El domingo por la noche, la NFL emitió un comunicado apoyando a Sam.

"Admiramos la honestidad y coraje de Michael Sam", señaló el vicepresidente de comunicaciones de la NFL, Greg Aiello, en un comunicado. "Michael es un jugador de fútbol americano. Cualquier jugador con habilidad y determinación puede tener éxito en la NFL. Ansiamos la oportunidad de dar la bienvenida y apoyar a Michael Sam en el 2014".

Entre otros atletas profesionales que han anunciado ser homosexuales, Jason Collins, un veterano de 12 años en la NBA, hizo su anuncio en un artículo de "Sports Illustrated" al final de la temporada del 2012-13, pero no ha jugado desde entonces, porque ningún equipo le ha ofrecido contrato.

El centrocampista Robbie Rogers se convirtió en el primero atleta abiertamente homosexual en jugar en una liga profesional de los Estados Unidos.

Rogers firmo con el Galaxy de Los Ángeles de la Liga Profesional de Fútbol de Estados (MLS) y jugó en mayo del 2013 después de haber dado a conocer su orientación sexual.

El pasado mes otro jugador colegial, el pateador Conner Mertens, de Willamette University, se convirtió en el primer jugador colegial en activo en declarar su preferencia sexual abiertamente.

Sam reconoció que su revelación podría generar una variedad de reacciones en el mundo del fútbol americano, entre ellas muchas negativas, de burla, dolientes y divertimento, pero está preparado para centrarse sólo en las positivas que serán las que cuentan.

Sam lideró a la SEC con 11,5 capturas, y 19 'tackles' para pérdida.

La mayoría de proyecciones del sorteo universitario lo consideran recluta de ronda media, con algunos diciendo que Sam podría irse tan alto como la tercera ronda en caso de hacer el cambio a apoyador externo.

Sam dijo que su meta es llegar al equipo que lo elija y trabajar duro para demostrar que los estereotipos formados en torno a un deportista homosexual, que son "débiles" o unos "depredadores" en el vestuario, no son ciertos.

Temas relacionados