Luis de la Rosa no pudo ganar el título mundial del peso mínimo de la OMB

Fue noqueado en el octavo asalto por el filipino Merlito Jr. Sabillo.

De la Rosa yace en la lona, mientras el árbitro realiza el conteo respectivo.
De la Rosa yace en la lona, mientras el árbitro realiza el conteo respectivo.

La cita para conocer el nuevo campeón mundial del peso mínimo de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) estaba pactada para las 11:00 p.m. de este sábado en el coliseo Mario de León de Cereté (Córdoba).

Allí los dos púgiles asistieron sin falta, en una esquina se alistó el colombiano Luis de la Rosa, quien con una pantaloneta tricolor no pasó desapercibido por los brillantes de la misma que reflejaban luz del escenario. En la otra esquina se preparó el filipino Merlito Sabillo, quien usó un calzón plateado también con algunos brillantes como para no desentonar.

Tras subir al cuadrilátero, se realizaron los actos protocolarios y las respectivas presentaciones. Inmediatamente sonó la campana y los dos boxeadores comenzaron a cruzar sus golpes, el colombiano tomó la iniciativa y atacó en los primeros segundos del primer round a su rival, quien incólume resistió los embates o los evitó con rapidez. Sobre el cierre del primer acto, Merlito Jr. Sabillo reaccionó y conectó un potente golpe con la izquierda que abrió el arco superciliar izquierdo de De la Rosa, quien tras el sonido de la campana se dirigió a su esquina con la cara ensangrentada.

Las acciones continuaron, De la Rosa ‘tocado’ siguió en busca de su oponente, pero este continuó evitando los golpes y acertando los suyos al rostro del colombiano que se notaba incomodo con la sangre en su ojo izquierdo, sin importar esto ‘El Chinito’ de la Rosa equilibró la balanza con un par de buenos golpes que penetró la guardia del filipino.

Uno a uno fueron pasando los rounds y en ellos las emociones no se hicieron esperar, los dos púgiles se trenzaron a golpes en cada episodio, lo que hizo que el ánimo de los asistentes al coliseo Mario de León de Cereté ganara en emoción.

De la Rosa siguió insistiendo, atacando a Sabillo, quien en varios pasajes sintió el poder de los golpes del colombiano, recibió buenos castigos de parte de este, pero el filipino parecía no afectarse, se veía fuerte y rápido, con mucha agilidad evitaba los golpes y se posicionaba de buna forma para superar la guardia de ‘El Chinito’ con potentes jabs y golpes cruzados, tal vez su mejor arma.

Corrida más de la mitad de la pelea llegó el asalto definitivo, el octavo. A esa altura del combate las fuerza de De la Rosa se fueron agotando, tal vez por el gran esfuerzo que hizo para equilibrar el combate, mientras Sabillo, también cansado, se veía más fuerte, sanó la campana y los dos boxeadores salieron como fieras en busca de su presa, cambiaron golpes de derecha, de izquierda, jabs, ganchos, pelearon cuerpo a cuerpo, pero cuando el reloj marcaba el minuto 2 con 58 segundos, el árbitro puertorriqueño, Genaro Rodríguez detuvo el combate, luego de que el boxeador colombiano besara la lona en dos oportunidades.

La primera tras recibir un potente gancho de derecha que lo tumbó de inmediato, De la Rosa se levantó tambaleando, el juez realizó el conteo y lo dejó continuar, pero el filipino liquidó la pelea con un recto de derecha que envió de nuevo al piso al colombiano, quien no respondió al conteo lo que obligó al árbitro a decretar el final de la pelea.

De esta forma el filipino, Merlito Jr. Sabillo se hizo al título que estaba vacante del peso mínimo de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Una buena pelea indudablemente, sin embargo, no con el final que esperaban los asistentes al Coliseo Mario de León, quienes reconocieron con aplausos el buen trabajo y el esfuerzo de los dos boxeadores.

Temas relacionados
últimas noticias

Más listos que nunca

Colombia, campeón de los Juegos Suramericanos

El deporte de Colombia sigue creciendo