Michael Phelps se despide del profesionalismo ganando su oro número 23

Los 4x100m combinados fue la última prueba que disputó en su carrera el mejor nadador de la historia y más grande deportista olímpico.

Michael Phelps con su medalla de oro número 23 en unos Juegos Olímpicos. / AFP

El nadador Michael Phelps terminó su carrera bañado en oro y le deja a Usain Bolt el desafío de al menos ganar los 100 metros para disputarle el cetro de la figura de los Juegos Olímpicos de Rio-2016.

El legendario Phelps cierra la cuenta dorada en 23, con su última medalla en los 4x100m combinados del equipo estadounidense y la cosecha de cinco máximas y una de plata en Rio. Una mina de oro.

Al salir de la piscina, Phelps, de 31 años, levantó los brazos y saludó al público emocionado.

"No voy por otros cuatro años, eso lo sostengo. Pude hacer todo lo que quería en este deporte, fueron 24 años. Estoy feliz por como las cosas terminaron, fue para eso que regresé del retiro en 2012, no quería un 'que hubiera pasado si...' en 20 años", expresó el viernes.

Su competidor en el reino del Olimpo, el jamaicano Bolt irrumpió este sábado como un rayo en los Juegos de Rio-2016 para avisar de entrada que nadie intente meterse en su feudo de los 100 metros.

Bolt, doble tricampeón olímpico, inició su camino en Rio con un convincente triunfo en su serie de los 100 metros, la madre de todas las pruebas, cuya final se correrá el domingo.

Una ovación se expandió en el estadio Olímpico cuando Bolt se preparaba para una prueba que finalmente fue un paseo, aunque con un arranque mediocre.

"No fue la mejor salida. Me sentí un poco lento. No estoy acostumbrado a correr tan temprano por la mañana en ningún campeonato", señaló el jamaicano, tras el comienzo de las series sobre el mediodía.

Desde Pekín-2008, nadie ha sido más rápido y ahí están sus seis oros de testigo. Con el triplete en los 100, 200 y 4x100 metros de China actualizado en Londres. Pero quiere otro triplete, y lo quiere ya.

En tanto, la colombiana Caterine Ibargüen dio un paso más hacia su soñado oro olímpico de triple salto, clasificándose sin problemas este sábado para la final de Rio-2016.

Su sucesora prometida, la joven venezolana de 20 años Yulimar Rojas, tuvo más problemas y entró repescada con una marca de 14,21, la séptima entre las 12 finalistas.

- Doble sorpresa en tenis -

La boricua Mónica Puig, una rubia casi desconocida de 22 años, metió a Puerto Rico en la historia olímpica al ganar la primera medalla de oro para la isla caribeña.

Más conocido, el argentino Juan Martín Del Potro llegó a la final pero al igual que la puertorriqueña fue a la fiesta Rio sin invitación.

Puig deambula por las rondas iniciales de los torneos WTA (34 en el ranking) y Del Potro meditaba si colgaba la raqueta por sus persistentes lesiones en las muñecas.

Cuando la joven tenista de 22 años alzó sus brazos tras sellar el título con un 6-4, 4-6 y 6-1 ante la alemana Angelique Kerber, los puertorriqueños estallaron y se lanzaron a las calles de San Juan a celebrar el oro heroico.

Y más temprano Del Potro besó los anillos olímpicos pintados en suelo de la cancha del Centro Olímpico de Tenis, elevó sus brazos al cielo y lloró sin disimularlo, como ocurrió en todos sus partidos en Rio.

Le había ganado a uno de los grandes de la historia, el español Rafa Nadal, para acceder a una final que semanas atrás no imaginaba nadie.

Pasó de la agonía al éxtasis. Por eso el llanto. De una lesión de dos años en sus muñecas que abrieron dudas sobre su continuidad a jugar una final olímpica. Y antes había eliminado al número 1 del mundo, Novak Djokovic en primera ronda.

Ahora se las verá con el número 2, Andy Murray, y ganador de Londres-2012. ¿Y quien sabe? Ya dio dos batacazos.

- Solo el oro importa -

Brasil de Neymar absorbió la presión por los sucesivos fracasos de la selección mayor y se cargó a Colombia 2-0 para avanzar a semifinales donde la espera la sorprendente Honduras.

Neymar abrió la cuenta en el partido y la suya en los Juegos y amenaza con colgarse el oro olímpico, el único galardón que no ganó la seleçao.

Es la medalla que más desea el país anfitrión para cortar una racha de fracasos que comenzó en su Mundial-2014 y se extendió a dos Copas América (Chile-2015 y EEUU-2016), demasiados sinsabores en dos años para el pentacampeón mundial.

- De infarto -

No había otra opción, Argentina y Brasil jugaron como si fuera una final un partido de fase de grupos que, de todos modos, le dio el boleto a la albiceleste a cuartos del basquetbol masculino.

La gran rivalidad, histórica en fútbol, se patentizó en el Arena Carioca 1 con hinchadas enfervorizadas y jugadores que lo dieron todo en un partido de infarto con dos prórrogas que finalmente se llevó Argentina por 111-107.

Los veteranos de la Generación Dorada, Manu Ginóbili, Luis Scola y, sobre todo, Andrés Nocioni sacaron a relucir su mística, la que dejaron grabada a fuego en la medalla de oro en Atenas-2004, y encauzaron un partido que se estaba poniendo muy feo.

En el banco de enfrente, Rubén Magnano, actual entrenador de Brasil, miraba como sus exdirigidos en los Juegos de Atenas-2004 le arrebataban un triunfo épico a Brasil.

Como él les enseñó.

 

últimas noticias