¿Por qué las mujeres sí usan casco mientras boxean?

El Comité Olímpico Internacional (COI) anunció en marzo, de este año, que para los Juegos Olímpicos de Río 2016 iba a eliminar el uso del casco para el boxeo masculino.

Ingrit Valencia debutó con victoria en Rïo 2016. Foto: AFP

El boxeo se tiñó de luto el 18 de noviembre de 1982. El surcoreano Kim Duk-Koo falleció por las lesiones sufridas luego del combate por el Campeonato Mundial de peso ligero contra Ray “Boom Boom” Mancini en Las Vegas (Estados Unidos). Este fatal suceso llevó a que se incorporara el protector en la cabeza de los peleadores en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984. Tuvieron que pasar 34 años para que los boxeadores olímpicos se subieran de nuevo al ring sin casco protector.

Tras la reunión del comité ejecutivo del Comité Olímpico Internacional en Lausana, Suiza, en enero de 2016, se respaldó la decisión que la Federación Internacional de Boxeo Aficionado (AIBA), que eliminó en 2013 el protector en categoría masculina, ¿pero por qué se mantuvo en la categoría femenina y juvenil?

Antes de estas olimpiadas el casco se usaba porque, aunque existían pocas evidencias sobre las lesiones neuronales en el boxeo, se sugirió que éstos son un medio más para reducir el impacto en la cabeza, según lo señaló el neurólogo de la Universidad de Melbourne (Australia) Paul McCrory.

No obstante, un grupo de expertos del COI y la AIBA realizaron una investigación durante los mundiales de este deporte que se llevaron a cabo en 2009, 2011, 2013 y 2015, los dos primeros con casco. La comparación se hizo midiendo las interrupciones de los combates por golpes en la cabeza por cada 10.000 rounds y por cada 1.000 horas. “Los resultados de ambos análisis demostraron que las interrupciones se redujeron en un 43% en los combates sin casco”, dijo Abdelhamid Khadri, presidente del Comité médico de la AIBA, a la agencia SINC.

Sin embargo, en las peleas de boxeo femenino aún se lleva el casco. Y la razón es debido a que la tasa de conmoción cerebral es muy pequeña, próxima a cero, “por lo que no hay un beneficio real que mitigue estos daños eliminando el casco, como sucede en los hombres”, añadió Khadri a la agencia. Mientras que, el doctor Alejandro Mejuto comparte la idea de Khadri e informa que aún faltan datos del boxeo femenino porque llevan menos tiempo practicándolo.

Es por eso que en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, los aficionados ven peleas con protector, que es el caso de la categoría masculina, y otras sin él, categoría femenina. Como lo hizo este viernes Ingrit Valencia, en su debut en estas justas.

 

últimas noticias

Yuri Alvear, a paso firme