"No intentarlo habría sido lo más cómodo", la vida del atleta paralímpico Francisco Sanclemente

El vallecaucano perdió la movilidad de sus piernas, pero no la fe en la vida. Su próximo reto, la Maratón de Miami. También es conferencista.

El atleta paralímpico Francisco Sanclemente. / Archico personal

Una persona que por amor propio y hacia los suyos ha logrado hacerle algunas puertas a la utopía. En el 2006 cuando tenía 18 años, le tocó renunciar a correr con las piernas y a jugar fútbol en su ciudad. Para un tiempo después, en el 2011, poco a poco empezó a correr con los brazos en las maratones más importantes del mundo. Francisco Sanclemente nació en Buga, jugaba fútbol  en la selección de su cuidad y del Valle del Cauca, y se alistaba para viajar con las inferiores del Once Caldas de Manizales. En ese entonces aún no terminaba la secundaria y se alistaba para ser papá, pues venía una pequeña niña en camino. En esos momentos apareció una Mielitis Crónica en su médula espinal. Francisco perdió la movilidad en sus piernas para siempre.

“Cuando las herramientas no son las mejores, uno es el que tiene que ser mejor”, así define Francisco esta parte de su vida. “La discapacidad en un principio dejó mi vida hecha escombros, vivía un día a día lleno de incertidumbre. Nunca esperas que a los 18 años llegue un médico a decirte que no vas a volver a caminar, pero coincidencialmente en esos primeros meses de la discapacidad nació mi hija, y con ella llegaron preguntas que me hacían cambiar la manera de ver las cosas”.

“Tuve que colgar los guayos pero gracias a mi  hija y a mi familia nunca colgué la capacidad de soñar, de agradecer y, sobre todo las ganas de seguir adelante y de superarme cada día. Al principio solo quería darle un futuro mejor a mi hija, pero también me di cuenta que para darle un futuro mejor a ella, también tenía que dármelo a mí y para lograrlo tenía que  ser mejor todos los días así no tuviera las mejores herramientas”.

Volvió al colegio y terminó su bachillerato, empezó a estudiar administración de empresas, empezó hacer fisioterapia para poder moverse de manera independiente así fue como un día (en el 2011) quiso participar en una media maratón de Bogota. Francisco  hoy es deportista paralímpico, administrador de empresas y conferencista. Ha logrado destacarse en distintas maratones y medias maratones a nivel nacional e internacional, a tal punto de ser el primer colombiano en ganar la maratón de Buenos Aires en 2016.

Su rol de conferencista

Todo empezó con una frase que nació un día para definir el sin número de circunstancias en las que la vida me llevaba a tomar decisiones. “Muchas veces era cómodo rendirme, era más cómodo quejarme, era más fácil culpar y criticar, pero decidí renunciar a la comididad de lo fáci, por la incomodidad de lo extraordinario.  Me di cuenta de que el problema muchas veces no son las herramientas que faltan, sino las excusas que sobran.  Empecé a intentar mejorar cada cosa que hacía,  en mi desempeño deportivo, para conseguir apoyo de las empresas y para construir un testimonio que pudiera cambiarle la manera de ver las cosas a alguien”.

Así fue como nació su conferencia “no intentarlo habría sido lo más cómodo”, que no es otra cosa que la vida de alguien vive con la certeza o que sabe la importante de intentar ser mejor todos los días: ha tenido la oportunidad de estar en empresas muy importantes a nivel nacional e internacional, por ejemplo en el 2016 fue invitado por la universidad autónoma de Aguascalientes México y varias instituciones en el salvador y argentina compartir sus vivencias y aprendizajes.

“Donde muchos vieron una tragedia, poco a poco aprendí a construir una oportunidad. Con el pasar del tiempo aprendí a reírme de lo que me falta (mover las piernas)  y, a valorar, agradecer y utilizar lo que me sobra (el espíritu, la mente, las manos y los motivos extraordinarios que hay en mi casa para continuar).  Francisco dice que la actitud depende de la percepción, de allí pueden nacer nuestro más grandes problemas o nuestras más hermosas aventuras”.

Hoy Francisco va con una bandera de Colombia por distintos lugares del mundo corriendo maratones con el propósito de agregar valor a su vida y esa pequeña parte del mundo en la que vive. Su próximo objetivo será la Maratón de Miami, el 29 de enero, donde espera volver  a ganar como ya lo hizo en argentina.  Es esposo, papá y hace parte de una hermosa familia que le ha ayudado y lo ha visto salir adelante.  Francisco además cuenta  con el apoyo de empresas importantes como Grupo Argos, BBVA, EPM, y Hotel Sheraton. Dice que son compañías que no solo patrocinan un proyecto deportivo sino un propósito de vida.

Su sueño con clasificar a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 para lo cual ya se está preparando, así como llevar su historia a todos los rincones del país, y porque no, del mundo. “Mi vida es la evidencia de que lo importante no es lo que sabemos o cuantos hemos vivido, sino cuanto estamos dispuesto a intentarlo y a ser mejores todos los días. Muchas veces esperas una señal o una muestra divina para solucionar tu vida. Yo esperaba lo mismo cuando quedé en condición de discapacidad hasta que un día me dije ‘de pronto el milagro es la silla de ruedas’, y tengo que contarle eso al mundo”.

 

Temas relacionados