“No tenemos margen de error”: Camilo Reyes

El bogotano confía en que la racha positiva de la selección de Colombia en el Mundial de Futsal FIFA comenzará contra Panamá.

Camilo Reyes junto a su esposa Dayana y sus dos hijos. / Archivo particular

“Si te llaman a la selección de Colombia para jugar el Mundial, te pintas el pelo de mono; si no, yo me hago el peinado que tú quieras”. Esa fue la apuesta que le hizo Dayana Pérez a su esposo, Camilo Reyes, unos meses antes de que el técnico del equipo nacional de futsal, Osmar Fonnegra, entregara la lista de convocados para el Mundial FIFA de Colombia 2016.

Aunque Camilo fue una de las figuras en la Copa del Mundo en Tailandia, en 2012, donde marcó cuatro goles en siete partidos, su nivel deportivo a comienzos de este año había disminuido mucho y físicamente no se sentía como antes, por eso dudaba de su participación en la cita mundialista.

Con toda su experiencia adquirida en ligas del exterior, como las de Venezuela, Argentina y Francia, este bogotano criado en la localidad de Suba asumió el reto de ponerse en forma para jugar un nuevo Mundial. “Me exigí mucho y me preparé. Con mi club Saeta Bogotá, en la Liga Argos Futsal, tomé ritmo y gracias a eso el técnico decidió incluirme en la lista”, asegura.

Así que le tocó pintarse el pelo y cumplirle a su esposa. Ahora, gracias a su look, y obviamente a su talento, es el favorito del público de Cali, en donde Colombia disputa la primera fase del Mundial. Cada vez que él toca la pelota, los asistentes se animan. Cuando es sustituido hay abucheos para el DT y cuando vuelve a ingresar el número 14 comienzan los coros de “¡Reyes, Reyes, Reyes!”.

Luego del juego con Uzbekistán, en el que Colombia empató 3-3, Camilo habló con El Espectador sobre la difícil situación, pues el equipo tricolor no ha podido ganar y está obligado a sumar los tres puntos este viernes contra Panamá para no quedar eliminado en la primera fase.

¿Les está jugando en contra la localía y al ver el coliseo lleno de gente se sienten ansiosos y nerviosos?

No. La verdad es que intentamos estar muy concentrados y aislarnos un poco de lo que pasa en las tribunas. Sabemos que jugar en casa es una ventaja, la hinchada es un gran apoyo, pero los que jugamos somos nosotros. Acá en Cali nos hemos sentido muy acompañados, el ambiente es espectacular.

Pero hay muchas cosas en juego, como el paso de varios de los jugadores de la selección al fútbol del exterior o ganarse un mayor apoyo por parte de la Federación para el Futsal. ¿Juegan con esa presión?

La verdad es que ahora sólo estamos pensando en el Mundial, en la selección y en hacer las cosas de la mejor manera. No hay que desviarnos ni desconcentrarnos con otras cosas. Sentimos la responsabilidad de ratificar el cuarto lugar en el Mundial anterior y en llegar lo más lejos ahora.

¿Qué significa para usted que lo pida el público, que sea el que la hinchada más quiere ver jugar?

Esas cosas lo llenan a uno de mucho orgullo y motivación. Además, el saber que en la tribuna están mis hijos y mi esposa también me hace sentirme más fuerte en la cancha. Que canten mi nombre me exige más, porque la gente espera mucho de mí y sé que cada vez que me toque entrar no puedo ahorrarme una gota de sudor.

¿Le está costando jugar más minutos, por su condición física?

No, para nada. Yo me siento bien, me he preparado correctamente y los cambios son cosas normales de este deporte. Simplemente, la obligación de uno es entregarse al máximo en cada oportunidad que se tenga de estar en cancha y de apoyar a los compañeros que actúen cuando uno esté en la banca.

¿Cómo está el grupo tras lo empates con Portugal y Uzbekistán?

Estamos muy motivados para lo que viene. El pasado no se puede cambiar y tenemos que pensar en el siguiente partido. En el camerino, al final del empate 3-3 con Uzbekistán, hablamos, y siento que hay muchas ganas de revertir la situación.

Como líder y jugador de experiencia, ¿qué les dice a sus compañeros?

Trato de darles palabras de aliento a todos los que hacemos parte de este equipo. En este momento lo importante es estar unidos dentro y fuera de la cancha.

Es que ahora sólo sirve ganar...

Sabemos que contra Panamá no podemos fallar. A pesar de que perdieron goleados ante Portugal, en el futsal cada partido es diferente y uno no puede hacer análisis específicos del pasado. No tenemos margen de error. Queremos avanzar a la siguiente ronda y trabajaremos para que podamos ganar nuestro primer partido.

Temas relacionados