Orlando Duque, por el triunfo en La Rochelle

El clavadista colombiano competirá en la primera parada de la Copa Mundo de Clavados en la temporada en suelo europeo.

Orlando Duque en acción durante una de las paradas del Red Bull Cliff Diving. Foto: Red Bull

La segunda parada de la serie mundial Red Bull Cliff Diving pisará suelos europeos. La Rochelle-Francia acogerá a 14 clavadistas dispuestos a luchar por un lugar en el podio, después de la exitosa competencia que tuvo lugar en Cartagena-Colombia en mayo.

Orlando Duque, quien recientemente defendió su título en la Copa Mundial de Clavados de la FINA, que se realizó Cozumel México, buscará asegurar su cupo en el podio. “La idea es mejorar el resultado que tuve en Cartagena. Me fue bien en la Copa del Mundo. Sé que los clavados están funcionando bien y la idea es replicar eso en Francia y por qué no, pelear un podio”, aseguró Duque, quien se encuentra desde el jueves en La Rochelle.

La primera parada de la temporada en suelo europeo supone una vuelta a uno de los lugares predilectos de la Serie Mundial: La Rochelle, Francia. Durante los siete años en los que se ha celebrado la competición, Francia ha sido país anfitrión en cinco ocasiones y, quitando un descanso en 2012 para que lo fuera Córcega, esta ciudad (cuyo nombre se traduce como "pequeño acantilado") ha sido la encargada de dar la bienvenida a la élite del cliff diving.

La última aparición de los clavadistas en 2013 reunió a la mayor multitud de la historia de las World Series, más de 70.000 espectadores. La intimidante antigua torre de defensa de Saint-Nicolas es el lugar más sobrecogedor de toda la competición, ya que los atletas tienen que subir 120 escalones desde las catacumbas de la torre a la plataforma que se eleva a 27 metros sobre las heladas aguas del golfo de Vizcaya. “Nos cambió un poquito el clima, en Francia está haciendo bastante frío, pero creo que podemos adaptarnos fácilmente”, aseguró el colombiano.

El paso marítimo entre la torre de Saint-Nicolas y el Tour de la Chaîne para entrar a la ciudad de La Rochelle ha estado abierto desde 1345. Si retrocedemos en la larga tradición de pesca y comercio del puerto marítimo de La Rochelle, comprobamos que llegó a ser el mayor de la costa atlántica francesa.

En la actualidad, esta ciudad de 80.000 habitantes situada en el golfo de Vizcaya todavía mantiene fuertes vínculos con el mar, ya que cuenta con el mayor puerto deportivo para embarcaciones de ocio de toda Europa. Además, ha conservado gran parte de su antigua arquitectura, lo que la convierte en una de las ciudades más pintorescas y con mayor riqueza histórica de todo el Atlántico.