Siga en vivo el debate de control político al ministro de Hacienda

hace 14 mins

Óscar Figueroa, un rebelde con causa

Temperamental y persistente, Óscar Albeiro Figueroa Mosquera ha logrado que la adversidad se convierta en su mayor motivación. Múltiple medallista en eventos del ciclo olímpico y plata en Londres 2012, el deportista de 30 años conquistó ayer dos medallas en el Campeonato Mundial de Levantamiento de Pesas, en Wroclaw, Polonia.

El vallecaucano Óscar Figueroa (derecha) sigue dándole alegría al deporte colombiano. /EFE

El vallecaucano, como se considera a pesar de haber nacido en Zaragoza, Antioquia, logró la presea dorada en envión y la de bronce en el total, en la categoría de 62 kilogramos, en una cerrada lucha con el chino Chen Lijun, el coreano Kum Un Guk y Valentin Hristov, de Azerbaiyán, quienes se repartieron los podios.

A diferencia de los Juegos Olímpicos, en los que se entrega solamente medalla por el total levantado, en los campeonatos del mundo se premia a los mejores en arranque, envión y la sumatoria de los dos. Eso favoreció al pesista colombiano, quien hizo 139 kilos en arranque, que le alcanzaron apenas para ser cuarto, y 177 en envión, con los que logró el primer lugar. En el total quedó tercero y se colgó el bronce, con 316 kilos.

También cumplió una buena actuación el antioqueño Francisco Mosquera, quien terminó en la quinta posición en la misma categoría y con apenas 22 años se perfila como el reemplazo de Figueroa, uno de los mejores deportistas colombianos de la última década, a quien la suerte parece haberle sonreído en el ocaso de su carrera, pues durante mucho tiempo lidió con lesiones que le impidieron alcanzar la gloria que hoy disfruta.

Óscar es hijo de Jorge Figueroa y Ermelinda Mosquera, nacidos en Tadó, Chocó, pero radicados luego en Zaragoza. La violencia y la falta de oportunidades laborales para sus padres obligaron a la familia a trasladarse a Cartago, Valle, donde comenzó la carrera del hoy campeón, quien estudió administración deportiva y se ha caracterizado por luchar por los derechos de los atletas.

“Para alcanzar la gloria no sólo se necesitan músculos fuertes, sino conciencia definida y cabeza firme en tus ideales”, señala constantemente cuando exige mejores condiciones y capacitación para los deportistas que representan al país.

Figueroa, dirigido desde hace años por Jáider Manjarrés, ha superado muchos obstáculos y con perseverancia y actitud ha acallado las críticas de quienes lo califican como polémico y conflictivo. “Sientes derrumbarte en algunos momentos de tu vida, pero debes ser consciente de tu realidad y poder interno. Así saldrás adelante”, dice.

Fue campeón mundial juvenil en 2001 y medallista de plata en mayores, en 2006. Llevaba tres mundiales seguidos ocupando la cuarta posición.

Temas relacionados