La polémica celebración costó el título del Mundial de Ping Pong