Río 2016 llega a su recta final sin dinero y pone en peligro los Paralímpicos

Los deportistas no han recibido el dinero para cubrir los gastos de los billetes de avión, 7,5 millones de dólares

AFP

Al brillo de los Juegos Olímpicos le seguirán unos Paralímpicos de recortes. El Comité Río 2016, uno de los organizadores del evento, se encuentra ante una crisis financiera y reduciendo gastos para el evento, que se celebra del 7 al 18 de septiembre, dos semanas después del fin de los Olímpicos.

Por ahora, los deportistas paralímpicos no han recibido el dinero para cubrir los gastos de los billetes de avión, 7,5 millones de dólares que todavía no han llegado a los comités nacionales. Los organizadores los han empleado para cubrir sus problemas de caja. Además, una resolución de la Justicia Federal brasileña dictada el pasado viernes ha agravado la crisis al congelar la transferencia de fondos públicos o patrocinios de empresas estatales a los Juegos hasta que la entidad organizadora no publique sus cuentas y detalle sus gastos.

Según la medida preliminar, hasta los recursos que ya ha cobrado Río 2016 no podrán emplearse, bajo amenaza de multa de 100.000 reales (unos 31.000 dólares) por día. No obstante, la entidad organizadora se niega a detallar sus gastos. Alega que, al ser una institución privada, no está obligada a someterse a las reglas de transparencia del poder público, y ha prometido recurrir la resolución.

El Comité ha prometido enviar, antes de fin de mes, el dinero de los billetes de los deportistas paralímpicos. "De no hacerlo, varios países no podrán acudir a Río, a un evento para el que los atletas se están preparando desde hace años", declaró este lunes Philip Craven, presidente del Comité Paralímpico Internacional (CPI), que ha reconocido que la situación es "bastante precaria".

Los organizadores de los Juegos también esperaban 270 millones de reales (cerca de 84 millones de dólares) de patrocinios de empresas estatales, que pretendían usar para costear los Juegos Olímpicos, mientras parte de los recursos previstos para septiembre se transferirían para cubrir los actuales gastos, como problemas en la Villa Olímpica y otras emergencias. "El volumen de ventas de entradas para los Juegos Paralímpicos aún no ha terminado de arrancar. Tampoco hemos conseguido con los patrocinadores el volumen de dinero que esperábamos", admitió este lunes Mario Andrada, director de comunicación del Comité Río 2016.

El lunes, el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes (Partido del Movimiento Democrático Brasileño), aseguró en rueda de prensa que el Ayuntamiento tiene fondos para los Juegos Paralímpicos y prometió recurrir la decisión de la Justicia. Recordó que, de acuerdo con el contrato firmado con los organizadores, el Ayuntamiento, el Estado y el Gobierno federal brasileño tienen que asumir los posibles problemas financieros y garantizar que se realice la competición. "Los Juegos Paralímpicos son un evento increíble, pero como negocio no es que sea muy atractivo para los patrocinadores, no se venden muchas entradas. En cambio, los Juegos Olímpicos son un negocio que se paga. El Ayuntamiento, si fuera necesario, dispone de entre 100 y 150 millones de reales [entre aproximadamente 31 y 46 millones de dólares] específicamente para los Paralímpicos", afirmó, tras reunirse con el presidente del CPI, Philip Craven, y miembros del Comité Río 2016. "Sería una vergüenza para Brasil y para las personas con discapacidad que no se celebraran", añadió.

Mientras tanto, el Comité Río 2016 viene buscando patrocinadores y recortando gastos para intentar que cuadren las cuentas hasta que acaben los Juegos. La regla es ahorrar, "no tener lujos, no tener gastos excesivos, ser creativos, innovar, tener orgullo de lo que estamos haciendo, orgullo del ejemplo que los atletas dan a la sociedad, tanto en los Juegos Olímpicos como en los Paralímpicos", explicó Andrada, director de comunicación de Río 2016.

Temas relacionados