Rodrigo Acevedo, la carta nacional en el Ironman 70.3 Cartagena

El mejor colombiano en esa especialidad es profesional desde 2014 y está radicado en Boulder, Colorado (Estados Unidos), en donde entrena con los grandes campeones mundiales.

Rodrigo Acevedo es el único triatlonista colombiano que se dedica a las grandes distancias.

Este domingo 4 de diciembre se disputará en Cartagena el Ironman 70.3, presentado por Allianz, la competencia más importante de triatlón que se haya realizado en nuestro país.

Los participantes nadarán 1,9 kilómetros en las aguas protegidas de la bahía de las Ánimas, travesía que los espectadores podrán disfrutar desde el Centro de Convenciones. La transición entre la natación y la bicicleta se llevará a cabo en el camellón Plaza de los Mártires, delante de la emblemática Torre del Reloj. Luego rodarán 90 kilómetros planos en un circuito por la Vía al Mar, que es la carretera que comunica a Cartagena con Barranquilla, y finalizarán con 21 kilómetros de atletismo en los alrededores de la ciudad amurallada.

Aunque en la competencia participarán cerca de 2000 triatlonistas aficiondaos, unos 100 de élite, la gran atracción es Rodrigo Acevedo, el mejor colombiano en esa especialidad, profesional desde 2014 y quien está radicado en Boulder, Colorado (Estados Unidos), en donde entrena con los grandes campeones mundiales.

“Esta temporada tenía dos grandes objetivos: el Mundial y la X Terra, pero sufrí un accidente en bicicleta en junio, en el que sufrí fracturas en la espalda y la clavícula, así que en el segundo semestre tuve que dedicarme a la rehabilitación y a recuperar la forma”, explica Acevedo, triatlonista desde 2009, cuando terminó tercero en la categoría juvenil del Mundial de Ironman.

“Mi historia en este deporte comenzó con los viajes de aventura, remando o en bicicleta por diferentes regiones de Colombia y Ecuador. Hice un triatlón y me encantó, lo disfruté un montón, así que decidí dedicarme a esto. Al principio creían que estaba loco, pero la verdad es que esta es una forma de vida que me hace muy feliz”, agrega Rodrigo, para quien sus padres y su hermano Eduardo han sido su mayor apoyo.

“En Cartagena, mi meta es clara: hacer mi mejor esfuerzo y estar entre los mejores. Será algo muy bueno para el triatlón en Colombia, porque la organización estará a cargo de Ironman y aprenderemos a hacer este tipo de competencias. Nuestro deporte está creciendo y ha tenido cambios buenos”, dice Rodrigo, quien planea mantenerse un par de años más en las pruebas de larga distancia, pero no descarta intentar clasificar al triatlón olímpico de Tokio 2020.

El deportista bogotano admite que “planeo mis temporadas, pero en el camino voy viendo qué puedo hacer con el presupuesto. He tenido el apoyo de Shell, de

Gatorade, pero este es un deporte que exige mucho entrenamiento, dedicación y dinero. En 2017, el objetivo es el Mundial, y para eso entreno entre cinco y nueve horas diarias, siete días a la semana”.

El “Hombre de Hierro” colombiano estará este fin de semana en Cartagena, en donde experimentará el intenso pero placentero dolor que ocasiona llevar el cuerpo a sus límites. “Más que los podios, la sensación de superarme a mí mismo es como una pequeña victoria que renueva mi espíritu y me hace sentir que ha sido un buen día, que puedo acostarme feliz”.

últimas noticias

Más listos que nunca

Colombia, campeón de los Juegos Suramericanos

El deporte de Colombia sigue creciendo