Colombia mantiene la hegemonía en los Suramericanos