Yonny Hernández: esto es 80% moto, 20% piloto

El paisa de 26 años comenzó su cuarta temporada en Moto GP, la máxima categoría del motociclismo mundial. Hoy en EE.UU. (2:00 p.m., ESPN) luchará por otro Top 10.

Yonny Hernández, piloto colombiano del equipo Pramac Racing, satélite de Ducati. EFE

Los años viviendo en Europa no le han hecho perder su acento paisa. El estar, por cuarto año consecutivo, en Moto GP, la máxima categoría del motocilcismo mundial y codearse con los mejores pilotos, no le han quitado su humildad. Yonny Hernández sigue siendo el mismo joven sencillo que dejó su natal Medellín para cumplir sus sueños. Ya no trasnocha en su casa para ver por televisión las carreras de su ídolo Valentino Rossi, múltiple campeón mundial en todas las categorías, ahora comparte en el padock junto a él. Para estar en donde está, Yonny empezó muy tarde. A los 15 años debutó en el motocrós y comprobó que su pasión por las motos se apoyaba en unas cualidades físicas magníficas. Tenía carácter, calidad y valentía. Se hizo famoso porque con poca experiencia se proclamó en 2003 y 2005 como campeón nacional, pero si quería triunfar en el motociclismo debía partir a Europa. Tras luchar y triunfar en la velocidad, llegó a lugares inimaginados. Es el único latinoamericano en la gran carpa. Hace lo que más le gusta en la vida, siente que no hay nadie más feliz que él y ahora, después de obtener en la pasada carrera de Catar sus mejores resultados, confía en que 2015 podrá ser el año de la consolidación para pegar el salto a un equipo de fábrica en el que pueda luchar por el título mundial.

En diálogo con El Espectador, el piloto del equipo satélite de Ducati, Pramac Racing, aseguró que con la moto que cuenta este año hay que esforzarse menos para obtener resultados positivos y que hoy (2:00 p.m., ESPN) en el Gran Premio de Las Américas, en Austin, Texas, espera terminar en las primeras 10 posiciones.

¿Cuáles son las principales diferencias entre esta moto y la que tenía el año pasado?

Ésta me brinda la oportunidad de hacer mejores tiempos con menor esfuerzo. El chasis es diferente y eso hace que la manera de pilotar sea diferente. Con gomas duras puedo tener un ritmo de carrera más alto.

Si se mantienen los resultados como el de la Catar, ¿ve cerca el paso a un equipo de fábrica?

Claro. Mi sueño y objetivo es poder llegar algún día a un equipo de fábrica para intentar luchar por el título mundial. Esto es algo que no se logra de la noche a la mañana. He venido trabajando por ese sueño y sé que algún día estaré arriba. Espero aprovechar la oportunidad y demostrar con el material que tenemos de lo que soy capaz.

El año pasado su compañero de equipo era Andrea Iannone y este año él es piloto de Ducati. ¿Eso lo hace pensar que usted también podría dar ese salto más rápido de lo imaginado?

Con él he tenido siempre una buena relación, somos buenos amigos. Es una motivación grande poder ver que alguien que estuvo igual que uno ya es parte del equipo oficial. Eso me permite creer que llegar a Ducati es un sueño posible.

¿Cómo sería su piloto ideal?

Siempre he admirado a Valentino Rossi y por él es que soy piloto de motos. Fue especial para mí que haya podido volver a ganar en Catar. Ahora también me gusta el estilo agresivo de manejo de Marc Márquez. Creo que una mezcla entre los dos sería el piloto ideal.

¿Es especial pelear posiciones con ese tipo de pilotos, como lo pudo hacer en Catar?

La verdad es que en la pista uno no piensa si es Rossi, Márquez o uno de los duros. Simplemente, si uno tiene un buen ritmo, piensa es en ganar posiciones.

¿Pero ya después de la carrera sí se analiza que uno pudo estar mano a mano con uno de esos monstruos?

Sí, claro, ahí sí. Siempre, después de las carreras, veo varias veces el video y me tomo el tiempo de pensar esas cosas que en el momento uno no valora. Siempre estudio lo que hago yo y lo que hacen los demás pilotos para intentar corregir los errores en el futuro.

¿Fuera de la pista cómo son ellos?

Con todos los pilotos del padock me llevo muy bien. Con Valentino he podido compartir y expresarle mi admiración. Él es un campeón dentro y fuera de pista. Con Marc también soy cercano porque desde moto 2 hemos competido. Uno se da cuenta de que al final de todo son parceros normales y sencillos, no hay ególatras.

¿Y en las conversaciones se piden consejos?

Cuando se habla con otro piloto por lo general se tocan temas de la vida normal, no de lo que pasa dentro de la pista, porque sabemos que somos rivales. No se dicen cosas como: “Esta curva la debes coger así” o “estás frenando tarde”. De eso sólo se habla dentro del box y con los del mismo equipo.

¿Qué significa ser el único latino en la categoría?

Es algo increíble. Siempre soñé con llegar, pero nunca me imaginé ser el único latino. Justamente esta carrera en Austin es especial para mí porque siento el apoyo de la gente, al igual que la próxima competencia en Argentina. Claro que cuando se apaga el semáforo no hay nacionalismos.

¿Para ganar en Moto GP realmente cuánto depende de la moto y cuánto del talento del piloto?

He vivido la experiencia de tener año a año una mejor moto y creo que estar bien montado es una ventaja muy grande. Todos los pilotos somos talentosos, pero la diferencia está en la tecnología. Creo que esto es 80% moto y 20% piloto. Ejemplo de eso es que nunca ha habido un campeón del mundo en una moto satélite, siempre son las oficiales.

¿Y cómo sería si todos tuvieran la misma moto?

¡Uy!, eso sería algo muy bonito (risas). Es algo difícil de decir, pero creo que podría ser parecido a moto 2, en la que hay mucha paridad. Eso hace que las carreras sean más emocionantes para uno y para el público.

¿En algún momento le gustaría competir en autos?

He tenido la oportunidad de participar en competencias en karts, como fue la más reciente Carrera de Las Estrellas, sin embargo, no me he planteado correr profesionalmente en coches.

¿Cómo es su vida en Madrid?

Es muy tranquila. Entreno mucho motociclismo y monto en motos de agua, que es menos peligroso y más barato. Intento siempre mantenerme en forma para las carreras. Cuando no entreno trato de estar con mi novia, ir a cine, a comer y hacer cosas que cualquier persona hace cuando no está trabajando.