Yuberjén, de una bicicletería al podio olímpico