Paula Medina: Si gana uno, ganamos todos

La tenismesista vallecaucana espera que la experiencia de Pekín, hace cuatro años, le sirva para llegar más lejos en Londres.

Paula Medina es una mujer humilde, sencilla. Se nota en su manera de hablar, tranquila, pausada. Apenas tiene 23 años y ya lleva seis en Suecia, en donde es miembro de uno de los equipos profesionales de tenis de mesa más importantes de Europa.

Ha logrado muchos títulos nacionales y continentales, pero sueña con hacer historia en los Olímpicos. En Pekín, todavía muy joven, los nervios la traicionaron y perdió en la primera ronda, experiencia que no quiere repetir ahora en Londres, por lo que se preparó mejor que nunca.

Hoy enfrentará a la ucraniana Tetyana Bilenko, a quien respeta pero cree que puede vencer. Este viernes, mientras sus compañeros se alistaban para ir al desfile inaugural, Paula atendió a El Espectador y le contó cómo ha sido su segunda aventura olímpica.

¿Está lista para la competencia?
Sí, muy contenta y tranquila. Espero tener la calma suficiente para hacer un buen partido y no repetir lo que me pasó en Pekín, en donde no me concentré, estaba demasiado ansiosa y nerviosa. Ahora no hay excusa para no darlo todo en la mesa.

¿Lección aprendida?
Creo que sí. Espero poder disfrutar el partido, aprovechar lo que significa estar aquí.

¿Cómo ve al resto de la delegación?
Muy bien, la gente es optimista y está unida, el ambiente es de mucha camaradería. A todos los distingo, aunque no de todos soy amiga. Me preocupo por acompañar a los que compiten y darles apoyo. Acá, si uno gana, ganamos todos.

¿Hay diferencia con respecto a Pekín?
Sí, claro. En Colombia el apoyo ha crecido. Y con respecto a los juegos, pues acá estamos muy cómodos; aunque ha habido muchas más medidas de seguridad que hace cuatro años, ha sido tremendo.

¿Qué hizo los días previos a la competencia?
Entrené en la mañana, y en la tarde estuve con el psicólogo, en terapias y en recuperación. A ratos salimos con algunos compañeros a dar una vuelta por la Villa o los alrededores.

¿Qué sabe de su rival?
Es una ucraniana, nunca me he enfrentado con ella, pero ya he visto algunos videos. Es una jugadora muy defensiva, contra la que tengo que estar muy atenta, porque cambia mucho los efectos en la devolución.

¿Sueña con una medalla?
Claro, creo que todos trabajamos durante cuatro años con ese objetivo. Para mí va a ser difícil, pero la verdad de todo está sobre la mesa y allá voy a hacer lo mejor para llegar lejos.

¿Qué seguirá para usted después de los Olímpicos?
Voy cinco semanas a jugar una liga en Venezuela, después tengo los Juegos Nacionales y un torneo en Brasil.