En Perú piensan en 2022

Los nuevos dirigentes incas quieren que el técnico vallecaucano organice el fútbol base y estructure las canteras. A él lo seduce la idea, pero espera una propuesta económica interesante.

Reinaldo Rueda está en la mira de la Federación Peruana de Fútbol. / EFE

Juan Carlos Oblitas y Alberto Tejada, el director deportivo y el gerente de la Federación Peruana de Fútbol, estuvieron esta semana en Cali conversando con el técnico vallecaucano Reinaldo Rueda, a quien le ofrecieron el cargo de jefe de la unidad técnica de las selecciones menores de ese país.

La propuesta es que el entrenador colombiano organice el fútbol inca y estructure las canteras. Aunque lógicamente habrá objetivos a corto y mediano plazo, la meta es llevar a la selección mayor al Mundial de 2022 en Qatar.

No es que los nuevos dirigentes peruanos, elegidos en diciembre pasado, no quieran dar la pelea para el Mundial de Rusia 2018, pero la eliminatoria está a la vuelta de la esquina y saben que habrá que afrontarla con el equipo que hay en este momento. De hecho, siguen empeñados en que el argentino Ricardo El Tigre Gareca se encargue de la selección mayor lo más pronto posible.

Con Rueda, a quien consideran uno de los artífices del momento dorado que vive el balompié colombiano, quieren otra cosa: que detecte talentos jóvenes y ayude a formarlos. También que capacite cazatalentos y cree la infraestructura necesaria para que las selecciones sub-15, sub-17 y sub-20 comiencen a dar resultados.

Aunque ayer varios medios peruanos anunciaron que Rueda ya había aceptado, una fuente cercana al estratega de 57 años de edad le dijo a El Espectador que “al profe le gustó el proyecto que le plantearon, sobre todo porque él quiere algo a largo plazo, por eso arregló con Millonarios el año pasado. A él le gusta trabajar con los futbolistas jóvenes y cree que en Perú hay mucho por hacer. Sin embargo, de plata ni siquiera hablaron. Va a esperar una propuesta concreta”.

Precisamente ese punto es el que podría dar al traste con la vinculación del vallecaucano a la federación inca. Rueda es un técnico con prestigio y reconocimiento internacional, ha dirigido cuatro mundiales, los dos últimos de mayores, en Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. No es barato. Y los dirigentes deben pensar también en que Gareca, o quien asuma al equipo mayor, también aspirará a un buen salario.

“No hay nada aún con la Federación Peruana. No quiero desgastarme con algo que todavía no existe“, le dijo ayer Rueda al periodista Carlos Arturo El Petiso Arango, de El Corrillo de Mao.

Evidentemente, Oblitas y Tejada regresaron a Lima con muy buenas sensaciones y expectativas, pero sin el sí del técnico colombiano. Antes de hacerle una propuesta económica concreta deben estudiar los presupuestos y definir lo que gastarán en el seleccionador mayor, con quien también tendrán que estar de acuerdo en el “Proyecto Rueda”.

Reinaldo es entrenador desde finales de los años 80. Dirigió la selección juvenil que estuvo en el Mundial de Australia en 1993, pasó por Cortuluá, Cali y Medellín, antes de regresar a Colfútbol como entrenador del equipo sub-20, y estuvo en varios torneos de Tolón y en el Mundial de Emiratos Árabes Unidos, en el que la juvenil terminó en el tercer lugar.

Después se hizo cargo del equipo mayor de Colombia y lo manejó en la Copa América de 2004 (cuarto lugar), la Copa de Oro y las eliminatorias a Alemania 2006.

Durante cuatro años manejó al equipo nacional hondureño, al que llevó al Mundial de Sudáfrica y entre 2010 y 2014 fue el entrenador de Ecuador, cargo que dejó después de la eliminación en la primera ronda de Brasil 2014.

Más allá de los resultados deportivos, Rueda es considerado un excelente formador de futbolistas. Junto con Eduardo Lara dirigió en las categorías menores a casi todos los futbolistas colombianos que triunfan hoy en el exterior, entre ellos Falcao García, David Ospina, Freddy Guarín, Dayro Moreno, Abel Aguilar, Cristian Zapata y Juan Guillermo Cuadrado.

Hace apenas seis meses estuvo a punto de firmar contrato con Millonarios y también fue pretendido por el Deportivo Cali, pero finalmente no arregló.

En el reciente Campeonato Suramericano Sub-20 en Uruguay fue parte del grupo técnico de la Confederación Suramericana de Fútbol, encargado de analizar para el organismo continental el nivel del torneo y de los jugadores de las 10 selecciones participantes.

Ahora espera en Cali una propuesta oficial de la federación inca, pero mientras eso ocurre seguramente está ideando un plan para llegar pisando fuerte al vecino país y comenzar a dar resultados.