Las pesas le han dado medallas olímpicas a Colombia

En las pasadas cuatro ediciones de los Juegos Olímpicos, Colombia ha ganado medallas en la halterofilia. Se espera que en Río siga la racha positiva y se pueda ganar algún metal. Óscar Figueroa compite el lunes a las 5:00 p.m.

Maria Isabel Urrutia, Mabel Mosquera, Diego Salazar y Óscar Figueroa

“Yo no prometo medallas sino siempre dar lo mejor de mí hasta el último segundo de la competencia, y ahí esperamos los mejores resultados. Tengo unas expectativas personales que no me atrevo a confesar; las guardo para mí”, dijo el pesista Óscar Figueroa, ganador de medalla de plata en Londres 2012, en enero de este año, tras ser operado de una hernia lumbar, lesión que lo perjudicaba, no sólo en la competencia, sino en su vida. Le costaba caminar porque el dolor era tan fuerte que no podía mover una pierna. En ese momento se pensó que perdería potencia debido a la cirugía y dejaría de ser una carta de medalla para Colombia en Río 2016. No obstante, la recuperación fue un éxito y su preparación para las justas fue ideal. “Yo tenía escoliosis y gracias a la operación la espalda se me enderezó”, confiesa el nacido en Zaragoza (Antioquia), hace 33 años, pero criado en el Valle del Cauca. Hoy, desde las 5:00 p.m., busca su segunda medalla olímpica y la primera para la delegación colombiana en estas justas.

“Se siente algo de presión, pero la experiencia lo hace a uno más maduro y tranquilo, entonces uno aprende a manejar más este tipo de momentos. Uno sabe que la gente se emociona y a veces quiere comprometerlo a uno, pero eso hay que saber manejarlo”, asegura Óscar Figueroa, quien tendrá como rivales al chino campeón del mundo Lijun Chen y al indonesio ganador del bronce hace cuatro años, Yuli Irawan.

Pero en la jornada de hoy no solamente Figueroa participará en las pesas. También lo hará la antioqueña Lina Rivas, quien ganó medalla en los Juegos Panamericanos, y se espera que hoy logre por lo menos un diploma olímpico, quedando entre las ocho primeras posiciones.

“Las expectativas de medalla también están para mañana y el miércoles”, le dijo a El Espectador la presidenta de la Federación Colombiana de Levantamiento de Pesas, Ana Edurne Camacho, quien destacó que cuatro olímpicos seguidos consiguiendo medallas en la halterofilia es “más que presión, un compromiso muy grande con el país… Le estamos apostando a algo grandioso”, dijo.

En efecto, en la selección olímpica de pesas se encuentran figuras destacadas como Luis Javier Mosquera, quien competirá mañana, y Leidy Solís, quien lo hará el miércoles. Ambos son candidatos para subirse al podio. A Solís, por ejemplo, los Juegos de Río le saben a revancha. La pesista era una de las esperanzas en Londres 2012, pero siete meses antes de la competencia quedó embarazada y tuvo que ver el evento deportivo por televisión.

Pesas y medallas

En los Juegos de Sídney 2000 fue la primera vez que las mujeres pudieron participar en el levantamiento de pesas olímpico y la campeona fue la colombiana María Isabel Urrutia, quien participó en la categoría de los 75 kilogramos y se colgó el oro. Era la carta de medalla para Colombia en esas justas y no defraudó.

Cuatro años más adelante, en Atenas 2004, una vez más la halterofilia le dio medallas a Colombia. Fue Mábel Mosquera la que se bañó de bronce en la categoría de los 53 kilos. Una sorpresa, porque a sus 35 años se creía que estaba muy vieja para subirse al podio olímpico, pero lo hizo y se metió en la historia del deporte nacional.

En Pekín 2008 fue Diego Salazar quien brilló. En la categoría de los 62 kilogramos ganó la plata y le dio al país una de las dos medallas que se cosecharon en esos Juegos.

Y en Londres 2012 fue Óscar Figueroa el pesista consagrado, al ganar plata en los 62 kilogramos. En Río 2016 espera convertirse en el primer colombiano en ganar dos preseas olímpicas y seguir levantando medallas.