"El aislamiento preventivo obligatorio se extenderá hasta el 27 de abril": Iván Duque

hace 9 horas
Por: Hernán Peláez Restrepo

¿Qué hacer?

Mientras la euforia futbolera va dejando campo a las celebraciones de fin de año, es importante hacer reflexión sobre hechos que rodean nuestro fútbol.

¿Qué hacer con los dirigentes que resultan malos administradores de equipos profesionales? Algunos no salen de sus cargos porque son dueños, casos Cúcuta y Quindío, lo cual por la ley deportiva no debería ser.

¿Qué hacer con el incumplimiento en el pago de salarios o la evasión olímpica de los compromisos parafiscales, que a la larga afectan a los jugadores?

Es muy triste ver futbolistas del pasado recurriendo a abogados, para poder justificar lo que en su momento les retuvieron del sueldo para salud y pensión.

¿Qué hacer con la desidia de la Dimayor para vigilar y controlar a sus afiliados-socios para que cumplan con sus deberes?

¿Qué hacer con la ingenua práctica de extender contratos a tres años a los futbolistas? Como siempre dijo el médico Ochoa Uribe: “Mi contrato y el de los jugadores debe ser a un año, porque en el camino se presentan imponderables”.

Hay un ejemplo actual sobre el asunto. Nacional está clavado con contratos largos firmados con Monetti y Braghieri. Si no requieren los servicios del profesional hay que pagar el contrato en su totalidad, y si no se logra una conciliación, buscar un equipo que pague parte del salario para aliviar así en algo la carga económica.

¿Qué hacer con la pereza de armar un campeonato serio a largo plazo para el fútbol femenino? Y allí, a pesar de la ojeriza que le tienen al tema viejos directivos, a regañadientes deben aceptar el compromiso adquirido por la misma FIFA.

¿Qué hacer para eliminar el trágico promedio para los equipos ascendidos? Bien lo dijo Eduardo Pimentel, quien acaba de ubicar a Boyacá Chicó en la A: “No ha empezado el campeonato y ya tengo necesidad de recuperar puntos y pocas posibilidades de armar un equipo competitivo”.

¿A quién encender velas para que el fútbol por televisión sea equilibrado? Porque el nuevo canal montará su parrilla con los mejores juegos y su canal paralelo se quedará con los de menor convocatoria. La respuesta solo se conocerá cuando empiece el torneo. Quien baraje debe tener idea clara de hacia dónde va, porque el riesgo es que los dos canales no tengan el éxito esperado. Uno se llevará, por lógica, los honores y la pauta comercial.

Particularmente, ver fútbol del torneo chino o el turco creo que no es una tentación dominical.

Sabemos de las limitaciones económicas para competir en el mercado internacional. Estamos inclinados a transferir al exterior y traer jugadores de nivel discreto. Hay pocas excepciones.

El día del Deportista del Año de El Espectador me encontré con un pelado que me dijo: “Soy jugador del Valledupar y me voy a México a la segunda división”. En ese campo, los empresarios, los machos para encumbrar a los jugadores, buscan su billete a como dé lugar, sin conocer las condiciones, planes, etc., del mismo jugador. En ese aspecto, los equipos colombianos deben madurar y no exportar por exportar jugadores biches. Tantos detalles para moldear y mejorar. Feliz 2020 y muchos goles.

895973

2019-12-15T11:28:37-05:00

column

2019-12-16T10:01:20-05:00

[email protected]

none

¿Qué hacer?

13

3337

3350

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

A repensar nuestro fútbol

El cinturón

Domiciliaria

Echar globos

La Copa