Sí a mi vida por una generación consciente

hace 4 horas
Por: Hernán Peláez Restrepo

Realidades

Cierto bolero dice “la realidad es nacer y morir”. Aunque puede resultar dramática y no menos cierta la aseveración, en el fútbol requerimos vivir y apreciar realidades.

No han resultado escasos los adornos que rodean el caso de James Rodríguez. Que Zidane no lo tiene en cuenta, que llega tarde a las citas para entrenar, que se va temprano de los juegos del Real Madrid, que el hijo, que la compañera, que la lesión del soleo... en fin, una repleta agenda ajena a la esencia de su profesión, la de jugar fútbol.

La realidad está por conocerse, cuando en los dos juegos amistosos de la selección, próximos a cumplirse, se enfunde la camiseta tricolor. Allí concluirá la ficción y se apreciará la realidad de su momento en este 2019. No solamente jugar, sino apreciar cómo hace valer su peso específico dentro del grupo citado por Carlos Queiroz. Con el uso del balón presentará el examen. Veremos.

Hablando del técnico Queiroz, pareciera no tener buena comunicación con miembros de la Federación. Hace poco se mostró extrañado por el numero de enfrentamientos con Perú (siete) en los últimos cuatro años. Queda la duda de si los rivales son concertados con él, atendiendo su exigencia y necesidad, o si son conseguidos por empresarios ajenos al pensamiento del mismo técnico. Creo que él debe hacer valer su voz a la hora de elegir rivales, para cumplir con sus deseos de evaluación.

Por decir algo, tal vez quisiera un rival asiático o africano, a sabiendas de que al Perú nos lo vamos a encontrar en Copa América y eliminatorias.

Es una realidad que el fútbol femenino crece con el apoyo y el interés de la misma FIFA. La Liga colombiana mostró que “sí se puede” y debe organizar el torneo más competitivo para el 2020. La resignación del presidente de la Dimayor resultó patética. “Queremos un patrocinador”, eso es apenas obvio y no disculpa. Debe salir con maletín en mano a buscar quienes auspicien el campeonato. La línea de productos de comprobado consumo femenino requiere de una exploración. Si los árbitros nuestros, flojos en general y mal pagos, contaron con el Fondo Nacional del Ahorro como patrocinador, otros deben existir para la rama femenina.

Dos casos de este sector que son realidad. En España, la federación aportará dinero grande para evitar huelga en la Liga femenina. Y en Australia, por cuatro años, los socceroos y las matildas, así les dicen, alcanzarán igualdad de género en asunto de billete. Esta realidad es cierta y desconocerla sería desacierto
absoluto.

Finalmente, aunque falte espacio, una pincelada después de conocer en detalle los resultados económicos (ingresos básicamente y asistencias de público), según la Supersociedades.

Vivir en la primera B no es tan malo. Reciben auxilios grandes y sus egresos son muy restringidos.

890359

2019-11-09T21:00:00-05:00

column

2019-11-09T21:00:02-05:00

lordonez1_958

none

Realidades

10

2935

2945

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Gustaron

Esos son

“Jogo bonito”

Ludopatía

Condicional