Ricardo Gareca: "Seguro será un partido emocionante"

El técnico de Vélez habla del juego de mañana frente a Santa Fe por Copa Sudamericana. Tiempo para analizar las eliminatorias.

Todavía conserva esa melena dorada que flameaba en Cali, pero ahora, tres décadas después de su épica goleadora en América, no puede disimular el paso del tiempo con sus briznas nevadas. El rostro también marca el paso del tiempo. Está arrugado el Tigre de 53 años, aunque no tiene que ver con la edad. “Me cuesta relajarme. Vélez siempre tiene que pelear por algo”, le dice Ricardo Gareca a El Espectador en una charla exclusiva. Es cierto. Su equipo, actual campeón del fútbol argentino, está expectante en el torneo nacional, ese que Boca domina en la altura de la tabla, y mañana deberá enfrentar a Santa Fe por la Copa Sudamericana. Su rival será, nada menos, el último equipo que el Flaco dirigió en Colombia, su segunda patria.

Y aunque Gareca es un emblema de los Diablos Rojos, guarda buenos recuerdos de su paso por el club bogotano, donde dirigió 26 partidos en 2006 y fue eliminado en los octavos de final de la Copa Libertadores frente a Chivas de Guadalajara. “Me trataron bien. Deportivamente, no me fue cómo esperaba, porque arrancamos con buenos resultados y más tarde el equipo se cayó. Pero fue una gran experiencia haber pasado por Santa Fe. Me une un afecto especial por su gente y sus directivos”, revela el exdelantero, que nos recibe con amabilidad en la Villa Olímpica de Parque Leloir, ese espectacular complejo erguido en las afueras de Buenos Aires.

¿Cómo se prepara para el duelo ante Santa Fe?

Tengo una gran expectativa. Siempre es bueno llegar a un país que me trató bien. Estoy seguro de que va a ser un encuentro emocionante. Va a haber un estadio repleto. Tenemos claro que va a ser un partido difícil.

¿Ya observó algún video de su rival? ¿Le daba lo mismo enfrentar a Santa Fe que a Botafogo?

Conozco bien a Santa Fe. Y si superó a Botafogo es porque se trata de un gran equipo. Es uno de los grandes colombianos, está en un buen momento, tanto en el ámbito local como en el internacional, y Vélez nunca sale a jugar sin analizar a su adversario de turno. Por eso sabemos que tenemos que estar muy concentrados.

¿Lo inquieta jugar en la altura?

Nosotros supimos manejar ese problema en Ecuador, cuando enfrentamos a Liga. Y lo mismo trataremos de hacer en El Campín. Hay que regular fuerzas porque el jugador argentino no está acostumbrado a la altura. Tenemos que jugar sin desgastarnos.

¿Y cómo llega Vélez Sársfield a esta instancia de Copa?

Después de un comienzo con altibajos, nos fuimos acomodando. Creo que es un gran momento nuestro. Veo fuerte al grupo. Y aunque eso no es garantía de nada, estamos convencidos de cara a todos los partidos que tenemos que afrontar de ahora a fin de año, con dos copas y el torneo local.

¿Cuál es el secreto de Vélez?

Es un club organizado. Cuando me tienen que decir no, me lo dicen. Tiene su presupuesto y no se sale de él. Tuvimos la posibilidad de traer un delantero para la Sudamericana cuando se fue Santiago Silva. Se evaluó, se consideró que era un gasto excesivo y apuntamos a los jóvenes del club. Más allá de ser un club vendedor, se mantiene la estructura. Y eso, en el fútbol, es lo que nos permite ser un equipo confiable.

¿La gran apuesta es la Sudamericana?

Nosotros nunca nos bajamos, eso es lo que nos enseña la experiencia. Queremos apuntar a todo. Pero fuimos realistas. Entonces, lo que queremos es terminar de la mejor manera. No es lo mismo finalizar el torneo local debajo de la mitad de la tabla que hacerlo entre los tres o cuatro mejores. Después, si podemos pelear el campeonato y la Copa hasta último momento, mejor. Estar en los cuartos de final de la Sudamericana, vale, y mucho.

Y después de haber ganado dos títulos locales desde su regreso a Argentina, ¿no es una meta especial dar una vuelta olímpica internacional?

Todo lo que uno consiga a nivel personal en el ámbito profesional lo ayuda a crecer. Y yo estoy feliz y conforme por todo lo que conseguí en Vélez, aunque no me termino de relajar.

¿Por qué?

Porque en este sprint final, uno no sabe si es su última etapa en el club. Entonces, no alcanzo a disfrutarlo al máximo porque estamos en la lucha otra vez. Vélez siempre está obligado a ganar algo. Venimos de lograr un título, pero no puedo gozarlo porque la exigencia en la Copa es grande.

Cuando ganó el título, a mitad de año, dijo que quería ser el Alex Ferguson de Liniers. ¿Sigue pensando en lo mismo?

No, no… De eso no hablo. Lo único que quiero es disfrutar el tiempo que estoy en Vélez. Y si se dan los resultados, será mejor.

¿No tuvo ofertas para volver a dirigir en Colombia?

No, nada. Ni un llamado.

¿Y volvería a dirigir allá?

¿Por qué no? En Colombia siempre me trataron muy bien, pasé uno de los mejores momentos de mi carrera.

¿Es más fácil dirigir jugadores colombianos o argentinos?

Afortunadamente no tuve inconvenientes con ninguno. Ni en Colombia ni en Argentina. En líneas generales, el jugador argentino tiene una determinada personalidad, quizá más temperamental. Si te tiene que decir algo, te lo dice. Pero, en su mayoría, los jugadores conservan una esencia en todos los países.

¿Ha evolucionado el jugador colombiano?

Se ha profesionalizado. Yo jugué con quien considero el mejor de la historia de Colombia, Willington Ortiz. Pero sí, hay que reconocer que han crecido. Así y todo, no ofrecen todo su potencial, porque en los últimos mundiales no se han clasificado.

Las eliminatorias

Casi sin proponérselo, Gareca introduce el tema. La segunda jornada de eliminatorias está a la vuelta de la esquina y el tópico es obligado en la entrevista del técnico, que pondera a Alejandro Sabella, colega de selección.

¿El principal rival de Argentina ante Colombia será el calor?

En Barranquilla es sofocante. Hay una temperatura elevada y la humedad es terrible. El argentino, salvo en febrero, cuando comienza el campeonato, no está acostumbrado. Y, sin duda, el calor será un condimento especial a la hora de jugar.

¿Cómo cree que le ira a Colombia en las eliminatorias?

Ha pegado una levantada muy importante. Leonel Álvarez conoce bien a la selección, es uno de los históricos, y el triunfo con Bolivia, atacando en la altura de La Paz, es para destacar. Va a ser un rival de cuidado.

Como número 9, referencia de área, ¿qué opina de Radamel Falcao?

Es un delantero espectacular. También Teófilo Gutiérrez, que está triunfando en el fútbol argentino.

¿Cree que Falcao llegó a su techo o todavía puede dar más?

Creo que si no llegó a su techo, está muy cerca. Ya tiene 25 años y tuvo una producción importantísima en el Porto. Si le da para más, no sé. Pero es uno de los delanteros de primerísimo nivel que están en Europa. Y hay que felicitarlo.