Rigoberto Urán: esta medalla pesa mucho

El ciclista antioqueño, de 25 años, le contó a El Espectador cómo hizo para conquistar la presea en la prueba de ruta y darle la primera alegría a la delegación nacional en Londres.

Una travesía casi tan larga como la de los 249,5 kilómetros que recorrió el sábado para ganarse la medalla de plata en la prueba de ruta de los Juegos Olímpicos de Londres, fue la que vivió ayer el antioqueño Rigoberto Urán antes de atender a los medios de comunicación en un céntrico hotel de la capital inglesa.

Él y los demás miembros de la selección de ciclismo están concentrados en Windsor, una histórica población ubicada 50 kilómetros al occidente de Londres, en la que hicieron la última etapa de su preparación, pero en vez de los 45 minutos que normalmente tarda ese trayecto, ayer se demoraron tres horas, por cuenta de los cierres viales consecuencia de la carrera de ruta de las damas.

De hecho, Urán, su compañero Sergio Luis Henao, su entrenador Jenaro Leguízamo, el director deportivo del COC, Antonio Arias, y el presidente de Fedeciclismo, Jorge Ovidio González, estuvieron a punto de bajarse del auto oficial que les asignaron para utilizar el metro, que sin duda es el único medio de transporte efectivo y rápido por estos días.

Pero finalmente llegó y dio una rueda de prensa, tras la cual le explicó a El Espectador las claves para haber ganado la medalla de plata, primera presea de Colombia en las justas, en las que espera celebrar por lo menos dos veces más.

¿Esperaba colgarse una medalla en Londres?
No. La verdad, eso no estaba en nuestros planes. Llevo siete años corriendo en Europa y sabía que sería muy complicado. Aún así la luchamos, la buscamos y por fortuna se nos dio.

¿Cómo se dio la carrera?
Los británicos estaban muy fuertes, venían con la moral en alto por su actuación en el Tour. Se presentaron varios ataques, pero todos fueron controlados. Incluso faltando cuatro vueltas Sergio Luis intentó, pero de inmediato fueron por él, así que le dije que no se moviera más, que se quedara tranquilo. Después atacó el suizo Fabián Cancellara y me fui a su rueda, se armó un grupo como de 25 corredores y alcanzamos a sacar como 50 segundos.

¿Por qué hicieron diferencia?
Porque fuimos a tope, Sergio Luis le dio muy duro. Y venían cuatro suizos, tres italianos, tres españoles, todos los interesados en que la fuga prosperara.

¿Cuándo decidió atacar usted?
Pues faltando 10 kilómetros sabía que si llegábamos al embalaje no habría opciones ni de estar entre los 15 primeros, así que tocaba intentarlo de lejos. Me tiré por un lado y me di cuenta de que Vinokourov se había ido por el otro. Nos entendimos rápidamente en los relevos y logramos hacer hueco en un momento en el que los perseguidores dudaron.

¿Y cómo fue la definición?
Pues ya en el último kilómetro nos dimos cuenta de que la diferencia era amplia como para llegar adelante. Ahí me sentí ganador de una medalla. No hablamos, pero nos miramos y quedó claro que cada quien iba por lo suyo. Miré hacia atrás justo cuando él atacó; reaccioné, pero ya no tenía piernas, había gastado todo.

¿Qué tanto le sirvió el hecho de haber salido con Alexandre Vinokourov?
Pues fue clave, porque es un corredor fuerte, agresivo, que se preparó muy bien para la prueba aunque está en el final de su carrera. Lo importante fue que trabajamos unidos para lograr el objetivo, que era subirnos al podio.

¿Habló con Santiago Botero antes de la carrera?
Pues sí, él me había dicho que para los británicos no iba a ser fácil manejar una carrera tan larga, pues a diferencia del mundial, acá eran equipos de cuatro y cinco, no de 10.

¿Estaba ansioso por competir?
Pues más que ansioso preocupado, porque la noche anterior a la carrera no aparecía inscrito, así que les dije a los de la Federación: ¿Entonces qué, vine a pasear o qué? Por fortuna ese asunto se solucionó y pude estar en la partida, pero no imaginaba lo que iba a pasar.

¿Ya asimiló ese logro?
Pues me levanté con una sensación distinta y con ganas de ver la repetición de la carrera, pero no pude. Estoy contento por todos los mensajes de felicitación y las llamadas que he recibido desde Colombia y otras partes del mundo. No es lo mismo cuando uno gana y corre por el equipo, que cuando representa al país. Esto da mucho más orgullo.

Los británicos, como sus compañeros en el equipo Sky Mark Cavendish y Bradley Wiggins, eran los favoritos, habían diseñado la prueba a su medida. Usted les dañó la fiesta, ¿qué le dijeron?
No he hablado con ellos, pero creo que uno se equivoca cuando cree tener todo bajo control. Es imposible manejar una prueba durante 250 kilómetros con los demás ciclistas pensando en que no se puede llegar al embalaje.

¿Estos resultados confirman su evolución?
Sí, he mejorado cada año, pero el ciclismo es un proceso muy largo y todavía falta mucho, esto no termina acá. De hecho, ahora voy a correr en Burgos y estaré en la Vuelta a España. Uno necesita también suerte y este año la he tenido. Especialmente en pruebas de un día, contar con fortuna es fundamental.

¿Cómo cree que recibirán su medalla en el equipo Sky?
Está claro que es una escuadra muy importante, tal vez la mejor del mundo en el momento, así que nuestra labor (con Sergio Luis Henao) es la de gregarios. Había hablado con ellos para correr el Tour de Francia, pero era para ayudarle a Wiggins en la montaña. Por eso, tal vez, decidí hacer pruebas diferentes a las de él, para tener un poco más de libertad y preparar esta carrera. Por fortuna eso funcionó.

¿Había soñado con ser medallista olímpico?
Sinceramente uno cuando comienza en el ciclismo piensa en el Tour, en el Giro, la Vuelta. Ya cuando conoce un poco más, sueña con una medalla olímpica, pero no pensé que este año.

¿Durmió con ella puesta?
Casi, pero está medalla pesa mucho, por eso cada rato me la quito y la guardo en el bolsillo.

¿Dónde la va a poner?
Todavía no lo sé.

¿Es verdad que su novia le pronosticó el éxito?
Me dijo que iba a ganar, pero ellas no saben de ciclismo y estamos en unos Juegos Olímpicos, en donde es muy difícil competir. No le paré bolas, pero vea, se dio.

últimas noticias

Vettel logró la pole en el GP de Alemania

Así será el nuevo Milan