Roa, un apellido que rinde

El bogotano, que se afianza en la titular de Santa Fe, tiene a sus dos hermanos en las divisiones menores albirrojas.

Hace un año, mientras hacía trámites para ingresar a la universidad, dedicaba sus tardes a entrenar con el Real Players, un equipo de la Liga Bogotana de Fútbol en el que sobresalía tanto, que cualquier permiso entre semana estaba autorizado siempre y cuando confirmara su presencia para los partidos del fin de semana.

En la primera línea Juan Daniel Roa lucía intratable y, como tal, obligaba a una mayor proyección, la que le dio el técnico Wilson Torres cuando recomendó el nombre de este bogotano a César Pastrana, quien se estrenaba en la presidencia de Santa Fe, para que lo sumara a las filas albirrojas.

“Todo fue muy rápido y en marzo ya entrenaba con el equipo Élite, pero los técnicos después de unos partidos decidieron enviarme al Sub 19, donde me afiancé y en un juego que vio el profesor (Néstor) Otero, le gustó mi estilo y me subió al profesional”, recuerda el jugador, que esta noche disputa su cuarto partido del Apertura frente a Envigado (8:00 p.m., Telmex y UNE).

Roa confiesa que “al comienzo pensé que era broma, no me lo creía, y ya cuando vi que me llamaron junto a Julián Quiñones (central) y Luis Aranda (volante), pues como que dije ‘la cosa va en serio’”. Y lo fue más cuando llegó al camerino, donde “todo el grupo lo recibe a uno bien y le intenta dar moral. Varios aconsejan, como Andrés Felipe González, quien me dice corrija esto o lo puede hacer mejor así, en fin, un apoyo total”.

Pero, de la mitad, el DT lo mandó al costado derecho de la zaga, algo que aceptó sin pleno convencimiento, porque “siempre había jugado de volante central, posición que me gusta porque uno se muestra más, aunque me siento cómodo en ambas y de lateral te exiges porque tiene defensa y ataque”.

Así justamente se estrenó a nivel profesional en la pasada versión de la Copa Colombia frente al Real Cartagena en El Campín, en un “debut soñado porque no sólo ganamos, sino que hice un buen partido para dedicárselo a mis papás, que me acompañaron ese día”.

Como el mayor de la familia Roa Reyes, a sus 19 años ya es ejemplo y por eso “mis dos hermanos entraron este año a Santa Fe, Nicolás Steven (17) está en la Élite y, al igual que yo, juega de volante o lateral, y Santiago, que es categoría 95 y es delantero”.

Ellos alternan el estudio con el entrenamiento y así lo hizo Juan Daniel, quien en 2007 se graduó de bachiller del colegio Colombo-Boliviano, en el noroccidente de la capital, pero apenas en el segundo semestre del año pasado empezó la carrera de Administración de Empresas en la Universidad Abierta y Distancia (Unad).

“Tuve que aplazar primero por lo deportivo y luego por lo económico, pero pretendo reanudarla a partir de julio”, asegura Roa, quien en los ratos libres prefiere descansar en casa, donde le gusta ver películas de terror, además de escuchar reggaetón y salsa.

También la playstation ayuda a desconectarlo de la rutina, en especial cuando elige al Real Madrid para sentirse por momentos Sergio Ramos, “el jugador que más admiro por ser tan completo” y a quien espera conocer algún día, así como le ocurrió con Sergio Otálvaro, a quien admiró de hincha, sin imaginar que en cuestión de meses sería, aparte de compañero, “un amigo que me enseñó muchas cosas”.

Temas relacionados