Sabor agridulce en los Juegos Panamericanos

Mientras Catherine Ibargüen celebra la medalla de oro 25 de Colombia en las justas, María Luisa Calle sufre por el positivo en un control antidopaje.

La ciclista antioqueña María Luisa Calle ya superó un incidente de dopaje que se presentó en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Con las 25 medallas de oro alcanzadas hasta el momento en los XVII Juegos Panamericanos en Toronto 2015, la delegación colombiana alcanzó su mejor actuación en la historia de estas justas. Sin embargo, el pasado miércoles se confirmó que la ciclista María Luisa Calle dio positivo por dopaje, dejando un sabor agridulce en la histórica gesta nacional.

Rafael Lloreda Currea, jefe de la Misión de Colombia en los Juegos que se disputan en territorio canadiense, informó que Calle resultó positiva en un control al dopaje realizado por la organización del certamen. En un comunicado el Comité Olímpico Colombiano informó que esperará los resultados definitivos para dar traslado a la Federación Colombiana de Ciclismo, pues Calle todavía puede pedir la contramuestra del análisis.

La pedalista antioqueña, que estaba inscrita para participar en la final de la contrarreloj individual femenina, no se presentó a la competencia y ahora deberá esperar la confirmación oficial, en la que al parecer marcó “GHRP 2”, un potenciador que se utiliza para fortalecer tendones y ligamentos, así como para aumentar la masa muscular. Camila Valbuena Roa, la otra representante nacional en esta competencia, sí tomó la partida y terminó en la novena casilla.

Según Agustín Moreno, presidente de la Federación Colombiana de Ciclismo, María Luisa está bastante afectada por lo sucedido, pero indicó que está dispuesta a demostrar que no ha tomado nada y que, si es necesario, mostrará todas las sustancias que ha utilizado en el último año.

Esta no es la primera vez que Calle se ve vinculada a un caso de dopaje. En los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 alcanzó la medalla de bronce en la prueba por puntos, pero la presea le fue retirada luego de confirmarse la presencia de heptaminol en la muestra que se le tomó al término de la competencia.

Tras una larga batalla jurídica, en la que la ciclista colombiana y su defesa pudieron comprobar ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), que el heptaminol presente en su sangre se dio producto de una reacción química en el tubo de ensayo, donde se introduce la muestra sanguínea, y el isometepteno presente en la neosaldina que tomó Calle para el dolor de cabeza un día antes, la entidad de arbitramento deportivo dijo que la presencia de la sustancia no fue premeditada por la colombiana y obligó al Comité Olímpico Internacional a devolverle el bronce obtenido en Atenas.

Con el de María Luisa Calle, ya son 13 los casos de dopaje en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y el segundo para Colombia, pues el beisbolista Javier Jesús Ortiz Angulo ya había marcado positivo la semana anterior.