Salto

Las competencias de saltos se remontan a la antigua Grecia. Se realizaban lanzándose al mar desde las costas del Peloponeso y de las islas Eólicas.

Esta modalidad de la natación consiste en lanzarse al agua de una piscina, lago, río o del mar desde algún punto fijo o vibrátil.

Es un deporte de alto riesgo que implica mucha precisión, al mismo tiempo se asemeja a la gimnasia por sus momentos efímeros pero de una belleza única.

Para su práctica se requiere muchas horas de entrenamiento y un carácter único para lanzarse a un vacío de 10 metros.