Santa Fe, por el otro cupo a la final del Apertura 2012

El equipo albirrojo se convertiría en finalista de la liga sólo con un empate. Jonathan Copete asegura que la clave del buen momento es el compañerismo. "Somos como una familia", dice.

Santa Fe todavía se nutre de las raíces de todo un país. Uno lo comprueba en la variedad de acentos —también de algunos extranjeros— que se escuchan en los entrenamientos. Pero lo que parece a simple vista un grupo heterogéneo, es en esencia un plantel unido, como una familia. Y esa, precisamente, ha sido la clave del equipo, que está a un paso de convertirse en finalista de liga, siempre y cuando no pierda hoy ante Equidad en El Campín.

Jonathan Copete, que llegó a Santa Fe promediando 2011, luego de ser campeón con el Zamora venezolano y adjudicarse un par de veces el botín de máximo artillero, destaca esa convivencia. “Somos amigos fuera y dentro de la cancha. Siempre estamos ahí por si algún compañero necesita algo. Vamos a comer por fuera y compartimos con nuestras familias”, asevera el mediapunta, nacido en Cali hace 24 años.

¿Esa sí es la clave del éxito de Santa Fe, la unión en el camerino?

Estamos muy unidos y todos tenemos mucha fe en nuestros corazones. Queremos sacar adelante este equipo y al parecer se está viendo reflejado en la cancha. Y, a pesar de que somos de diferentes regiones, nos entendemos y nos respetamos bastante.

¿Cómo se ve reflejada esa unión?

La música nos une mucho. Cada quien lleva la suya, yo tengo siempre salsa, como buen caleño que se respete. Y también cumbia argentina, que me gustó cuando viví un tiempo en ese país. Pero cuando nos unimos siempre ponemos música a todo volumen. Cuando no hay, Ómar Pérez dice: ‘¿Hey, qué pasa con la música?’. Y la prende.

¿Él es quien lidera el ambiente dentro del camerino?

Sin duda y eso que habla poco. Lo que pasa es que es un referente. Dentro y fuera de la cancha.

¿Quiénes son los más jocosos?

Aunque él dice que es dizque serio, el boliviano Cabrera siempre está contando chistes, compartiendo sus anécdotas. También nos reíamos mucho con el argentino Martín Aguirre, que ahora está jugando en México.

¿Y cuál es su rol?

Yo sí soy serio (risas). De verdad, soy muy tímido. Recuerdo que cuando llegué a Santa Fe estaba muy nervioso, yo venía de Venezuela, cuyo fútbol es inferior. No había compartido camerino con tantas estrellas. El primero que me recibió fue Léider (Preciado) y de una me hizo una broma, como para romper el hielo. No recuerdo qué dijo, pero todos se burlaron de mí. Entendí que había llegado a una familia.

¿Qué anécdota le va a contar a sus hijos sobre Santa Fe?

Eso: la unión y el compañerismo. A manera de juego, nosotros tenemos una regla: nadie puede decir “quién” o hacen un callejón para pegarle al que caiga. Pero una vez estábamos jugando y me dice Léider en un tiro de esquina: ‘Jonathan, marcá’. Y yo le pregunté: ‘¿A quién?’. El tipo se río para hacerme caer en cuenta de que lo había dicho. Lo gracioso es que era ¡un partido en El Campín!

¿Qué cosas opacan al equipo?

Algunas derrotas. Como la de Vélez en Copa Suramericana, que se nos fue en los últimos minutos. O la eliminación contra Once Caldas el semestre pasado. Hubo lágrimas, mucho silencio. Pero yo estaba tranquilo porque creía que la revancha llegaría pronto.

Hoy pueda ser que esa revancha tome más forma…

Es verdad, este semestre hemos estado muy bien. Pero preferimos no prestarles atención a los que nos dicen que ya somos finalistas. El técnico Wilson nos ha dicho que es ahora cuando más necesitamos esa unión.

Y pensar que usted es hincha del Cali y que su difunto padre siempre soñó con verlo jugar en Millos. Ahora está triunfando en Santa Fe…

Sí, paradójico. Aunque si él viviera me hubiera apoyado y estaría orgulloso. En cuanto al Cali, siento que uno como futbolista mata pasiones y aun cuando lo enfrento quiero marcarle. simplemente estoy feliz en Santa Fe.

Fue convocado a un microciclo de Pékerman y su nivel ha mejorado. ¿Será que ya están sus días contados en Santa Fe?

Afortunadamente se están viendo los frutos. Hay propuestas de otros equipos, pero estoy tranquilo, mentalizado en estas finales. Primero eso, antes que nada.