Santiago Escobar: "Trabajamos mucho el tema de los egos"

El estratega paisa cree que es fundamental infundir en sus jugadores el hábito de ganar. La meta es repetir el título del primer semestre.

Cada semana, los jugadores de Nacional asisten a una sesión psicológica. En lo esencial, se trata de ver videos: ejemplos de personas —deportistas, empresarios— que han llegado al éxito tras superar algunos o muchos obstáculos. La repetición del ejercicio afirma una convicción: nunca conformarse. Un grupo que ya fue campeón debería trabajar para volver a serlo.

“Se trata de infundirles la posibilidad de que conserven el hábito de ganar”, dice Santiago Escobar, técnico del cuadro verdolaga, con la amabilidad y la mesura de siempre.

La victoria ante Medellín, el sábado, fue redonda. Encaja muy bien en el proyecto —a partes iguales emocional y profesional— del estratega paisa, que confía en dirigir durante varios años el equipo del que sus hijos ya son hinchas.

¿Qué impresión le dejó la victoria en el clásico?

Quedo muy contento, porque ha sido el mejor partido de esta segunda etapa. Importante, lógicamente, el triunfo, pero más que eso, la forma como jugó Nacional, la expresión futbolística, y eso me tiene muy satisfecho, porque era lo que veníamos buscando. Ya vamos consolidando una nómina y estamos ilusionados con lo que viene, porque el equipo está mostrando una mejoría. Los niveles individuales van levantando cada vez más, y los refuerzos que llegaron se han ido adaptando.

¿Lo siente como un punto de inflexión de cara a lo que viene?

En Cúcuta jugamos muy bien. Después, contra Once Caldas, ganamos con un buen segundo tiempo, y en estos dos clásicos Nacional ha seguido mostrando. Cuando uno ve que hay mejoría, que el equipo tiene un norte, que hay confianza en el grupo, me parece que es mucho más fácil. Y en ese sentido se avisoran fechas muy buenas por el fútbol que hicimos ayer.

¿A qué atribuye el mal comienzo en el torneo?

A que algunos jugadores no estaban en buen nivel, no sólo los refuerzos. Tenemos valores jóvenes que apenas se están consolidando, y que fueron importantes para conseguir el título, pero ellos tienen altibajos, y como tenemos un equipo tan juvenil, eso se sintió. Pero todo el equipo no estaba en un buen nivel. En el torneo pasado sucedió lo mismo. El primer partido lo perdimos con Envigado; en la pretemporada tuvimos tres empates, y después fuimos campeones. Esto es como termina y no como se inicia. A veces es preferible ir de atrás adelante.

¿Siente que le desarmaron el equipo?

No, porque los dirigentes nos han dado todas las herramientas para trabajar, y las contrataciones son de buena calidad. Necesitábamos algunos partidos para ir amalgamando lo que queríamos en la idea táctica y futbolística. Ya pasadas 10 fechas, Nacional va encontrando su rumbo.

¿Cómo preservar las ganas del grupo?

Acá estamos haciendo un trabajo psicológico para que el equipo no se conforme con el título que conseguimos. Y afortunadamente nos ha dado resultado, porque Nacional está siendo protagonista de la Liga y la Copa Postobón. Todos los días le estamos reforzando eso al grupo para que no se contente con un solo torneo. Cuando un equipo queda campeón, lo que normalmente pasa es que en el siguiente semestre no entra a las finales o el rendimiento no es igual.

Específicamente, ¿en qué consiste?

Trabajamos mucho el tema de los egos, de los protagonismos individuales. Que aprendan a funcionar en equipo, que tengan sentido de pertenencia con la institución, que les duela la camiseta, que les importe perder, que amen el fútbol y no estén pensando a toda hora en empresarios y contratos millonarios. Ellos han ido entendiendo que hay que tener mucha fortaleza para mantenernos.

¿Encontró el equipo?

Falta, pero vamos por el camino correcto. Estamos muy cerca de tener a ese Nacional con mucho equilibrio y con ese gran poder ofensivo. A uno como técnico siempre le faltan cosas, y por eso nunca nos podemos conformar.

¿El equipo ha tenido cierta dependencia de Dorlan Pabón?

Contra Medellín no. El equipo mostró otras variantes colectivas. En la pelota quieta Román Torres pudo convertir; el gol de Cardona viene de un centro de Avilés. Tuvimos otras alternativas para atacar. En algún momento pasó, pero también hemos podido jugar en función de equipo.

¿Cómo recibió la convocatoria?

Con mucha felicidad, porque se la ha ganado a pulso y ha hecho las cosas bien. En mi concepto, es el mejor jugador de la Liga Colombiana. Nadie le ha regalado nada. Tiene media distancia, gol, potencia. Llega en un gran momento a la selección nacional.

¿Qué espera de Chicó?

Es un rival que atraviesa un muy buen momento, y un gran equipo además. Tunja es una plaza difícil. Ellos están peleando el liderato; como grupo tienen memoria y un cuerpo técnico al que le han dado continuidad. Vienen haciendo las cosas muy bien, pero nosotros confiamos en nuestro trabajo.