Por: Antonio Casale

“Si quieren reciban o pongo a la sub-20”

Los jugadores del Cúcuta Deportivo se presentaron al partido del viernes ante el América, que definía buena parte de su clasificación a los cuadrangulares, sin recibir lo prometido: los dos meses de sueldo que les adeudan. A los extranjeros y jugadores de más experiencia les deben tres.

Según cuenta un jugador , que pidió no ser nombrado por temor a represalias, “el equipo concentró normal para el partido con América y se apareció la secretaria de él con quince días de sueldo, a media hora de comenzar la charla técnica, y dijo: si quieren reciban o si no pongo la sub-20”. Se refiere a la secretaria del máximo accionista del Cúcuta Deportivo, José Augusto Cadena, famoso por este tipo de prácticas desde cuando era el dueño del Atlético Bucaramanga.

El relato continúa: “No recibimos y salimos así a jugar. Jugamos más por carácter y compromiso de cada quien y porque queremos dar la pelea en finales”. Y así fue, los dirigidos por el uruguayo Guillermo Sanguinetti vencieron 3-1 al América con goles de Jonathan Agudelo y Carmelo Valencia en dos oportunidades. A falta de una fecha para terminar el torneo, el Cúcuta es octavo con 31 puntos, uno más que Independiente Medellín, y buscará asegurar su clasificación en Barranquilla enfrentando al campeón Atlético Júnior este martes. Para no depender de ningún resultado tendrán que ganar.

“Eso no es nada. Cuando le dijimos que no recibíamos esos quince días dijo que no jugábamos y ordenó al chofer del bus que no llevara al equipo al estadio. Y pues nosotros caracterizados nos bajamos del bus y nos íbamos a ir en taxi para presentarnos en el partido. En medio de todo ese enredo pues no hubo charla técnica ni nada y así salimos a jugar y vea, parece un hp chiste”.

Con algo de resignación el jugador sigue: “Pasa el mes y paga diez o quince días y así había estado haciendo, pero esta vez no pasó, ni primas, ni sueldos ni nada. Los más grandes mantienen a los más jóvenes para pagos de servicios, comprar mercado, pasajes y más, porque somos un equipo. Tratamos de mantenernos bien, pero ya no damos más. Los jóvenes se crecieron ja ja ja, Miranda con la esposa en embarazo, a Mancilla le nació la hija; son gastos urgentes que no dan espera”.

La situación de los jugadores del Cúcuta, más allá de su plausible espíritu deportivo, refleja la triste realidad del fútbol profesional colombiano. Los clubes que se manejan como empresas serias no son la mayoría; los jugadores con grandes sueldos tampoco.

Una vez más se demuestra que paradójicamente los futbolistas, la materia prima de este negocio, son los menos importantes de este deporte en Colombia. Así vamos.

888216

2019-10-28T06:00:00-05:00

column

2019-10-28T06:00:01-05:00

[email protected]

none

“Si quieren reciban o pongo a la sub-20”

44

2796

2840

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

El vaso medio lleno

Todo por hacer

A 30 años de aquella clasificación

James necesita divertirse

Desangelados