Sueños dorados

Colombia aspira a mejorar su actuación de hace cuatro años en Londres, donde ganó una medalla de oro, tres de plata y cuatro de bronce. Yuri Alvear será la abanderada este viernes, en la ceremonia de inauguración.

La bicicrosista Mariana Pajón con la medalla de oro que ganó hace cuatro años en los Juegos Olímpicos de Londres. / EFE
La bicicrosista Mariana Pajón con la medalla de oro que ganó hace cuatro años en los Juegos Olímpicos de Londres. / EFE

Los Olímpicos de Río, que se inauguran este viernes (5:00 p.m., Caracol TV), serán para Colombia el reto deportivo más importante de su historia. El protagonismo de nuestros atletas en los eventos internacionales de los últimos años aumenta las expectativas cada vez que una delegación afronta un nuevo desafío.

Por eso, la misión de los 148 deportistas colombianos que lograron clasificar y que integran el mayor y mejor equipo desde que vamos a los Olímpicos, no es otra que superar las ocho medallas que nos ubicaron en el puesto 38 de la tabla en Londres 2012. La tarea no es sencilla, pero se puede cumplir. Al menos eso piensan los deportistas, cuerpos técnicos y dirigentes que se pasean orgullosos con la sudadera tricolor por la Villa Olímpica de la Cidade Maravilhosa, un complejo en el exclusivo sector de Barra de Tijuca en el que están buena parte de los 37 escenarios sedes de la justas y un complejo de 31 edificios de 17 pisos cada uno, en el que se hospeda la mayoría de los 10.500 atletas que competirán en 42 disciplinas representando a 206 países, además de un equipo de refugiados que defenderá la bandera olímpica en la trigésima primera edición de las justas, la vigésima con representación criolla desde que Jorge Perry Villate corrió la maratón en Los Ángeles en 1932.

Serán, además, los decimosextos juegos para El Espectador, el único medio de Colombia que ha estado al lado de nuestras delegaciones olímpicas desde 1956, cuando Mike Forero Nougués, el creador del Deportista del Año, cubrió para el periódico más antiguo del país las justas de Melbourne.

Las competencias ya arrancaron, con los torneos de fútbol masculino y femenino. Poco a poco, Río entra en calor y los Juegos se ponen en marcha. En la ciudad todavía hay problemas de movilidad, desorden y obras inconclusas. Pero la voluntad de los cariocas por cumplirle al mundo supera cualquier contratiempo.

Con el paso de las horas, los 25 mil voluntarios, vestidos todos de amarillo, van entendiendo y ejecutando mejor sus roles, así como los 10 mil empleados del comité organizador, que ha hecho énfasis en la seguridad y dice tener todo listo para la majestuosa ceremonia inaugural en el estadio Maracaná.

Colombia también está lista para ser protagonista. Al menos 20 de los 148 deportistas criollos tienen opciones de subirse al podio o al menos pelear una medalla. Coinciden en eso el presidente del Comité Olímpico, Baltazar Medina; el jefe de Misión, Ciro Solano, y el director deportivo de la entidad, Eduardo González. “Nuestros metodólogos calculan que lograremos entre seis y ocho medallas. Y tendremos unos 15 atletas entre el cuarto y el octavo lugar”, dicen.

En Londres, Colombia logró una medalla de oro, tres de plata y cuatro de bronce. Ahora aspira a sumar dos o tres oros. El más probable es el de Caterine Ibargüen en el salto triple. La antioqueña ha dominado la prueba en los últimos años y es doble campeona mundial. Logró una racha de 34 victorias consecutivas y se ha preparado exclusivamente para ganar en Río.

La bicicrosista Mariana Pajón también es firme candidata. Maneja mejor que nadie la presión y es una ganadora, pero en su prueba son comunes las caídas y ella no está exenta de sufrirlas. Ya le ha ocurrido en finales de Copa Mundo.

Fernando Gaviria es el mejor ciclista en el ómnium, la prueba que combina seis competencias y consagra al pistero más completo. Sin embargo, se estrenará en Olímpicos y viene de una lesión, por lo que no se sabe en qué nivel está.

En la prueba de ruta hay muchas esperanzas, pero es una competencia complicada. El recorrido es duro y se adapta a las condiciones de los cinco pedalistas colombianos, encabezados por Rigoberto Urán y Esteban Chaves. “Será una carrera de selección, difícil de controlar, exige demasiada potencia”, explica Rigo, quien ve en los seleccionados de Italia, España, Francia y Gran Bretaña a los principales rivales. Él, que fue plata en Londres, asegura que “en 254 kilómetros pueden pasar muchas cosas y es imposible pronosticar”.

El gimnasta Jossimar Calvo tiene con qué dar la pelea en las barras paralelas y la barra fija, pruebas en las que ha ganado Copas del Mundo, aunque será la primera vez que enfrente a todos los especialistas en esos aparatos. Yuri Alvear, en judo; Jackeline Rentería, en lucha, y Óscar Muñoz en taekwondo fueron medallistas hace cuatro años y esperan repetir, especialmente Yuri, motivada por ser la abanderada en la inauguración.

También hay esperanzas en los marchistas de los 20 kilómetros, en el equipo de dobles del tenis y, por supuesto, en los pesistas, que siempre se las arreglan para figurar. En el boxeo hay un buen equipo, que tendrá que luchar, como siempre, contra el juzgamiento, manejado por federaciones y dirigentes con mayor reconocimiento que los nuestros. Con el fútbol masculino cualquier cosa puede pasar, como en Barcelona 92, cuando la selección llegó favorita y se devolvió en primera ronda.

De los demás deportistas, que están haciendo realidad el sueño olímpico, se puede esperar entrega y sacrificio. Cumplirán igualando o mejorando sus marcas o resultados más destacados, así a muchos no les alcance ni siquiera para llegar a una final. Se defraudarán a sí mismos si no lo consiguen.

El gran favorito para ganar es Estados Unidos, que tendrá como único rival a China. Los escándalos de dopaje de los deportistas rusos han generado un dilema: ¿Quiénes ganarán las 82 medallas que obtuvieron ellos en Londres?”.

En el plano individual todas las miradas están puestas en el atleta jamaiquino Usain Bolt, quien aspira a ganar el triplete (100, 200 y 4x100 metros) que fue suyo en 2008 y 2012. También hay expectativa por la actuación del nadador estadounidense Michael Phelps, 22 veces medallista olímpico y 18 veces campeón, quien querrá seguir agrandando su leyenda.

Finalmente el reto más grande será para Brasil, el país organizador, inmerso en una profunda crisis económica, política y social, pero capaz de maquillarse para mostrarle al mundo su mejor cara. Río, esa ciudad de contrastes, de playas fascinantes y aguas sucias, de montañas espectaculares y favelas peligrosas, de deporte y violencia, será la capital del mundo durante esos quince días en los que Colombia afrontará el reto deportivo más importante de su historia.