Cabal y Farah, con la sed de triunfo intacta