Alejandro González, a seguir sorprendiendo en Australia

Luego de dar una de las sorpresas del primer Grand Slam del año, eliminando al 18 del mundo, el italiano Fabio Fognini, el tenista colombiano jugará este miércoles, en la segunda ronda, frente al español Guillermo García López, número 37 del escalafón mundial.

Alejandro González en su debut en el Abierto de Australia 2015. / AFP

Desde que tenía cuatro años ya le pegaba con una raqueta a la bola y jugaba con regularidad en el Country Club de Medellín; sin embargo, también lo apasionaba pararse debajo de los tres palos del arco, ponerse guantes y evitar que le hicieran goles a su colegio, el Montesori de la capital antioqueña. Claro que cuando estaba cerca de cumplir 14 años, su papá le advirtió: “Te apoyo en el deporte, pero lo que hagas, debes hacerlo dando el ciento por ciento y dedicándole todo”. Así que Alejandro colgó los guantes y se enfocó en el tenis, deporte en el que ya había ganado algunos torneos departamentales y tenía alguna ventaja sobre el fútbol, que no pasaba de practicar tan sólo como un hobby.

Justo antes de terminar sus estudios, viajó a prepararse en Brasil e integró el equipo Amin, en donde aprendió y corrigió muchos aspectos que hasta el día de hoy le sirven para mantenerse y mejorar su nivel. Allí fue entrenado por Ricardo Scioli, quien le enseñó las bases para hacerlo bien y madurar como deportista. Luego regresó al país para ser parte del equipo Colsánitas, y como él mismo lo dijo en una nota en este diario, aprendió mucho del entrenador español Marc Gorris, quien trabajó aspectos de su mentalidad, algo muy importante en el deporte blanco.

En 2013 llegó su primer triunfo relevante en el Challenger de Salinas, Ecuador, con el que ascendió varias posiciones en el escalafón mundial, llegando al puesto 166. Ya 2014 sería su paso de consolidación en los torneos ATP, en donde no desentonó y, por el contrario, siguió creciendo. Gracias a su avance a los cuartos de final del ATP 250 de Houston y del ATP 250 de Bogotá, la tercera ronda del Masters 1.000 de Indian Wells y la segunda ronda de Roland Garros, se metió entre los 100 mejores del mundo, subiendo hasta el puesto 70. Actualmente es 107 en el escalafón ATP.

Su garra dentro de la cancha lo ha hecho llegar hasta donde está. No es de esos que se derrumban con un mal inicio sino que intenta reivindicarse en cada pelota. Alguna vez fue sparring de su ídolo, el español Rafael Nadal, el hoy número tres del mundo, quien le dio un consejo que nunca olvidará: “Tienes que trabajar mucho. Esa es la clave: siempre hay que buscar más y más, nunca hay que conformarse”. Eso intenta hacer Alejandro González cuando está sobre una cancha de tenis.