Alexander Zverev, ¿la próxima figura del tenis mundial?

El tenista alemán venció en la final del Masters 1.000 de Roma a Novak Djokovic y se metió al top-10 de la ATP.

Alexander Zverev se convirtió en el sexto jugador más joven en ganar un Master 1.000 de Roma. AFP

Es un gigante. Mide 1.98 metros. Supera a la mayoría de rivales por una cabeza o una cabeza y media. Se podría decir que en el tenis la altura es un problema, porque un jugador de estas características lleva a su físico tan al límite, que lo termina rompiendo. Le sucedió en varias ocasiones a Juan Martín del Potro. Para una persona de este biotipo la clave en su juego, por lo general, se basa en su potente saque. Pero con Alexander Zverev todo lo anterior pasa a un segundo plano gracias a su agilidad y reacción.

“Es una combinación entre Del Potro y Djokovic”, dijo en alguna oportunidad su hermano Mischa, quien también es tenista. Y todas esas virtudes las demostró el domingo en la final del Masters 1.000 de Roma, en la que dejó al número dos del mundo de la ATP sin reacción. Lo venció en una hora y 21 minutos de juego para convertirse en el sexto tenista más joven en ganar un título de esta categoría en la historia.

La evolución de Zverev ha sido notable. Desde los 15 años que aparece en el ranking de la ATP, los números van en alza. Pasó de ser el número 837 del mundo al 24 en cinco años. Y este lunes, con 20, llegó al top-10. “No me imaginaba estar dentro de los 10 mejores del mundo con esta edad. Es algo fantástico, creo que será difícil mantenerme. Estar allí es una cosa, pero quedarme será complicado”, dijo el tenista nacido en Hamburgo, Alemania.

 “Tiene todos los golpes y mucho camino para recorrer”, afirmó Rafael Nadal. “Lo tiene todo para ser número uno y ganador de Grand Slam”. Claro que Zverev ya venía de sorprender al mundo del tenis mucho antes de haberle ganado a Djokovic la final en Roma. Tuvo una campaña notable como junior: fue número uno en 2013, alcanzó la final de Roland Garros esa misma temporada (perdió la definición con el chileno Christian Garín) y ganó el Abierto de Australia en 2014.

Su temporada de verdadera explosión en el circuito fue en 2016: después de perder las finales de Niza y Halle, ganó su primer título en San Petersburgo tras vencer en la final al suizo Stan Wawrinka, número tres del mundo. También logró vencer a su ídolo, Roger Federer en las semifinales de Halle con parciales de 7-6 (7-4), 5-7 y 6-3. En los cinco meses de la actual temporada, Zverev ya logró tres títulos: además de Roma, los ATP 250 de Montpellier y Múnich.

Radicado en Montecarlo, sumó a su grupo de trabajo a un preparador físico con experiencia como Jez Green, de la Federación británica de Tenis y quien trabajó con los Murray. Zverev contó con un gran domingo en Roma, “jugué uno de los mejores partidos de mi vida”, afirmó. Después de vencer a Djokovic, el serbio le deseó suerte para París, “yo hice lo mismo con él”, explicó el joven maravilla, que se vislumbra como la futura estrella del tenis mundial.