Juan Sebastián Gómez, jugando a ser el mejor

Con apenas 18 años es la gran promesa del deporte blanco en el país. En Singapur fue medallista.

Nunca antes el tenis masculino colombiano había pintado tan bien. La selección de Copa Davis disputará en pocos días y por primera vez, el repechaje al Grupo Mundial del certamen ante Estados Unidos. Santiago Giraldo y Alejandro Falla ingresaron al selecto grupo de los 100 mejores del mundo. Y como si fuera poco, el bogotano Juan Sebastián Gómez brilló con luz propia en la primera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud, que se realizan en Singapur.

Gómez es un jugador impredecible e indescifrable dentro y fuera de la cancha. Eso sí, su talento es lo único que no se puede discutir. En el campo de juego siempre se ha caracterizado por su constancia y su regularidad. Sus rivales en Colombia lo califican como “una máquina”.

Por su precisión y biotipo parece más ruso que colombiano e incluso algunos lo comparan con Nicolay Davidenko. Su inteligencia y capacidad para interpretar el juego son más propias de un entrenador que de un jugador.

Su mayor fortaleza está en la parte mental. A su disciplina para prepararse, le suma una concentración absoluta y un carácter especial que hace que casi nunca se salga de casillas o se desanime, como les ocurre a la gran mayoría de los tenistas.

“Le apuesta mucho al juego sicológico, le genera a uno esquizofrenia, porque siempre tiene la misma sonrisa irónica después de cada jugada, sea a favor o en contra”, cuenta el pereirano Sebastián Gómez, quien tuvo que padecerlo en varias ocasiones.

Sin embargo, desde que se dio a conocer en los circuitos nacionales en categoría de 12 años, generó opiniones divididas entre los expertos de esta disciplina. Algunos decían que por su aspecto físico, que era más de beisbolista que de tenista, pues era pequeño y corpulento, no podía llegar tan lejos, aunque reconocían su perfecta técnica para pegarle a la pelota. Otros, en cambio, le auguraban un futuro prometedor.

Pero poco a poco Juan Sebastián fue superando obstáculos, sobre todo en el aspecto personal, pues su timidez y sumisión, características asumidas quizá por la ausencia de su madre, quien falleció cuando él era muy niño, fueron desapareciendo al punto de que hoy, a sus 18 años, es un joven maduro y consciente del enorme talento que posee.

“Él es una persona muy disciplinada, muy trabajadora, y por eso ha obtenido lo que se ha propuesto”, dice su padre, William Gómez, quien además ha sido su amigo y su entrenador, pues desde que Juan Sebastián comenzó a jugar al tenis le explicó que ese deporte no se trataba de pegarle fuerte a la pelota, sino de ubicarla con inteligencia, consejos que muy obedientemente su hijo siguió y que implementó en su estilo.

“Tiene un juego perfecto, con gran precisión en cada uno de sus golpes”, dice Felipe Niño, compañero de entrenamiento de Juan Sebastián y quien lo ha enfrentado en torneos nacionales e internacionales. “Tiene todo para ser profesional, porque es muy talentoso y constante”, agrega.

Las cifras no mienten. Estar en el top 20 del escalafón mundial juvenil de la Federación Internacional de Tenis, pues ocupa el puesto 18, no se veía hace más de una década, cuando el tenis colombiano exhibía con orgullo el tercer puesto del vallecaucano Alejandro Falla, raqueta número dos de Colombia actualmente y quien afirma que “Juan Sebastián viene en ascenso y es un jugador que promete”.

A eso se le suma el excelente rendimiento que ha tenido durante el presente año. La memorable participación en el torneo ITF ‘grado A’ de estos Juegos Olímpicos de la Juventud es simplemente el colofón de una campaña llena de éxitos, pues obtuvo un título de ITF grado uno, el Banana Bowl en Brasil, uno de los torneos más competitivos a nivel juvenil en el mundo, y alcanzó cuatro semifinales de ITF grado uno,

Ahora, antes de dar su salto definitivo al profesionalismo, espera graduarse como bachiller, pues el deporte lo ha obligado a dejar esa asignatura pendiente. Sus sueños, sin embargo, están en los campos de tenis y en Singapur ya demostró que tiene cómo conquistarlos, con el apoyo de un país que vibró al verlo en el podio y que seguramente de ahora en adelante estará pendiente de él.

Temas relacionados

 

últimas noticias

“Sascha” Zverev, maestro a los 21 años