Kim Clijsters ganó el Abierto de Estados Unidos

Venció en la final a la rusa Vera Zvonareva.

La belga Kim Clijsters revalidó su título de campeona del Abierto de tenis de Estados Unidos, tras vencer la noche de este sábado en Flushing Meadows (Nueva York) a la rusa Vera Zvonareva, con pasajes de 6-2, 6-1, en apenas 60 minutos de juego.

Clijsters, de 27 años, se corona por tercera vez en las canchas de cemento de Flushing Meadows (Nueva York), luego de las coronas ganadas en 2006 y el pasado año.

La belga, que venía de una dura victoria en semifinales contra la estadounidense Venus Williams, donde le dio vuelta a un partido que iba perdiendo, estuvo dominante en su sexto encuentro en este US Open, para archivar su 22a victoria consecutiva en tres apariciones en estos torneos.

"Un poquito de experiencia definitivamente ayuda. Es duro para ella (Zvonareva), pero a mi me tomó seis o siete finales conseguir una", declaró la tenista belga en la pista.

La rusa venía de dejar en semifinales a la subcampeona del pasado año, la danesa Caroline Wozniacki, con pasajes de 6-4, 6-3.

Clijsters, segunda favorita, conquistó su nuevo trono sin perder un set en todo el torneo, y por su esfuerzo se llevó un cheque de 1,7 millones de dólares, más un bono de 500.000 dólares por sus resultados en el circuito US Open, una serie de torneos previos al 'Major' neoyorquino.

De su lado, Zvonareva, que accedió a su primera final de un US Open tras ocho incursiones previas, mereció por ser finalista un cheque de 850.000 dólares, que recibió con lágrimas en los ojos.

"Estoy descontenta, pero aún amo a Nueva York", dijo la rusa, siendo recompensada con el aplauso del público.

Clijsters no dio la más mínima oportunidad a Zvonareva, y la dominó a su antojo con un saque preciso y manteniéndola en el fondo, donde la rusa cometió la mayoría de los 24 errores no forzados del partido.

Ambas tenistas estuvieron dándole a la raqueta sin arañarse la pintura hasta el quinto 'game', cuando la Clijsters pisó a fondo el acelerador para llevarse siete mangas consecutivas, anotándose el primer parcial con un contudente 6-2, y abriendo el segundo con ventaja de 3-0.

La belga fue tan concluyente en el primer cuadro, que en sólo 27 minutos de juego consiguió dos quiebres, marcó 6 tiros ganadores y obligó a su rival a cometer 14 errores no forzados.

'Mamá' Clijsters siguió embalada, aunque en los finales del partido la rusa se animó y hubo algunos largos e intensos peloteos.

Zvonareva finalmente logró detener una racha de nueve games perdidos seguidos, para llegar a 3-1, pero no pudo sostener la presión de Clijsters, y desaprovechó un 'break point' para caer en el 4-1 que prácticamente sentenciaba el encuentro.

Clijsters se mantuvo delante en el mano a mano contra Zvonareva y ahora tiene balance favorable de 8-2, además de tomar desquite por esos dos fracasos, ocurridos este año en el Grand Slam de Wimbledon y el torneo de Miami.