Rafael Nadal: "No he terminado mi historia"

El español no cree que los títulos de Grand Slam sean lo único que marquen quién es el mejor.

Este fin de semana los legendarios ex tenistas estadounidenses Andre Agassi y Pete Sampras manifestaron su admiración por el número uno del mundo, el español Rafael Nadal, a quien calificaron como uno de los mejores de la historia, luego de conseguir hace ocho días el título del Abierto de Estados Unidos, el único título de los grandes que le faltaba.

“Es el mejor jugador en este momento y sólo tiene 24 años. Cuando miras sus logros, a alguien que ha ganado los cuatro Grand Slam, tiene mucho tenis por delante”, dijo Agassi, mientras que Sampras añadió que “es de lo mejor que he visto. Mentalmente es muy fuerte, no se da por vencido”.

Y es que Nadal tiene méritos de sobra para recibir estos elogios de dos leyendas del tenis mundial. Ya conquistó durante su carrera los cuatro torneos que forman el Grand Slam. Ya fue coronado como el hombre más joven (24 años) en lograrlo durante la era abierta (desde 1968, cuando se permitió la participación de los profesionales) y ya forma parte de la lista de siete tenistas que alguna vez lo consiguieron.

Para llegar hasta aquí se ha sometido a un tratamiento en las rodillas. Dicen que esa jeringa impresiona mucho.

Es algo necesario que se hace mucha gente. Fue muy doloroso la primera vez: las siguientes no fueron tan dolorosas, porque pedí que me sedaran. No podía aguantar. Cuando te despiertas, pues sí, duele muchísimo. Pero cuando te lo meten es cuando realmente... casi me desmayo la primera vez. Fue entre Montecarlo y Roma. ¡Un dolor tan grande que casi me desmayo! Las siguientes veces ni me lo planteé. Sedado y ya está. Terrible.

“Habrá que valorarlo cuando acabe mi carrera”. Ese es su escudo cuando le preguntan por su lugar en la historia. ¿Le da vértigo hablar de ello?

No me da vértigo. Para nada. Es lo lógico. Cuando uno está en competición y tiene 24 años, no es que tenga vértigo, es que no es positivo pararse a pensar en la historia. Soy consciente de que estoy dentro de la historia del tenis. No necesito decirlo ni que me lo digan. Los números están ahí. Grandes de la historia que siempre vi por la tele, grandes campeones... pues tengo una carrera igual que ellos o mejor. McEnroe, Agassi, Wilander, gente que siempre vi muy lejos. Y éstos están en la historia, así que imagino que lo voy a estar.

¿Le sorprende que ya haya quien le quiere colocar como el mejor de todos los tiempos?

El mejor de la historia, como me preguntan... no es que me ponga un escudo, es que no hay discusión entre Federer y yo, porque los títulos lo dicen.

Normal: él ha ganado siete grandes más que usted.

Sí, 16. Pero no creo que los títulos del Grand Slam sean lo único que marquen quién es el mejor o no. Él, sin contar los grandes, tiene cosas increíbles, igual que yo tengo las mías: he ganado el oro olímpico, que es muy difícil de conseguir, porque sólo tienes una o dos oportunidades en toda tu carrera. No se puede comparar: en estos momentos él tiene cosas más increíbles que yo. Es difícil ir hablando de la historia cuando no he terminado mi historia. Veremos lo que pasa: si me quedo así, ya lo valoraremos. Si sigo bien, con opciones de ganar, lo haremos de otra manera. En este deporte no puedes parar. Tienes que mejorar siempre y estar preparado para trabajar con humildad e ilusión cada día.

Carlos Moyá y usted son mallorquines, se entrenaban juntos, han alcanzado el número uno, la Copa Davis... ¿Por qué ha ganado usted ocho grandes más?

Somos jugadores distintos. Es muy complicado ganar un título de Grand Slam. Ha tenido una carrera brillante, ha estado muchísimos años arriba. Las comparaciones no son buenas. Tuvo una gran carrera, fue un boom para España. Gracias a él muchos de los que hoy estamos aquí nos aficionamos al tenis, nos ayudó a ver que era posible.

El sueco Bjorn Borg se retiró siendo joven. Federer cambió y descambió de entrenador en sus mejores momentos. Hay campeones que cambian para seguir ganando o que se van antes de dejar de hacerlo. ¿Y usted?

No me veo, para nada, cambiando de entrenador. No lo veo factible. Siempre hemos estado así, bien, no necesito nada más. Retirarse o no, no puedo decir cuándo lo haré. Es algo que te llega. Cuando te llega, uno lo siente: me iré cuando pierda la ilusión por seguir trabajando y mejorando. Entonces, me iré a casa tranquilamente, porque quedan muchas cosas en la vida aparte del tenis, por suerte.

Dice que quiere mejorar el segundo saque.

Lo necesito.

¿Qué golpe y a quién se lo robaría?

Claramente, le quitaría el saque al croata Ivo Karlovic. Sin duda. Con ese saque sería muy difícil perder. Con ese servicio es todo más fácil, porque la presión que siente el rival es mayor.

¿Qué pensaron sus familiares cuando le vieron ganando el título por la televisión?

Tengo una excelente relación con todos. Me ven normal, como el nieto, el sobrino... de las cosas que siempre echo de menos cuando estoy fuera, de viaje, es a mis primos pequeños y a mis tíos. En mi infancia siempre me llevaron a todo: a jugar al tenis, a jugar al fútbol, a cualquier cosa. Con ellos he vivido mi infancia. Son de las personas que más quiero.

Temas relacionados

 

últimas noticias