Iván Duque: así fue su histórico triunfo en las elecciones presidenciales

hace 53 mins

"Ganar en Wimbledon no entraba en mis sueños": Vassallo Argüello

<p>El tenista argentino Martín Vassallo Argüello se mostró especialmente &quot;emocionado&quot; después de haber sumado su primera victoria en Wimbledon, un hito que quiso dedicar a su psicólogo, Fernando Vázquez, quien le hizo comprender que &quot;podía&quot; ganar sobre la hierba de este grande</p>

El de Temperley necesitó más de dos horas y media de partido y cinco sets para deshacerse del checo Ivo Minar por 6-4, 2-6, 2-6, 6-2 y 6-2.

"Ha sido una victoria increíble, inesperada", afirmó el sudamericano. "No me lo imaginaba. Siempre vengo a Wimbledon con ganas de hacer un papel digno pero no pensé que podía ganar el partido, sobre todo viendo que él llevaba tres semanas jugando en pasto. Tengo una felicidad enorme. Es algo que realmente pensé que no iba a poder hacer nunca: ganar una ronda en Wimbledon".

Argüello afirmó que sentía una alegría especial por lo que supone ganar en un torneo como el londinense, "un premio" a todo lo conseguido el resto del año.

"Me sentí muy emocionado, fue romper una barrera, un muro que para mí era gigante. Ganar un partido en Wimbledon no estaba dentro de mis sueños y este muro tiene mucho que ver mi psicólogo, Fernando Vázquez", explicó el argentino. "Él es quien me ayuda a romper estas barreras. Me gusta entender las cosas, por qué pasan. Y a mí ganar en Wimbledon, desde lo racional, no me cerraba".

"Fernando me hizo entender esto que todos lo decimos tan simple: 'Se puede'. Pero que a la hora de hacerlo uno tanto no se lo cree", añadió
Argüello tuvo que soportar la presión de un jugador como Minar, que se apoya en un potente saque -suyos fueron hasta 16 'aces', por 4 del latinoamericano-.

"Para mí el partido es la final. Hay jugadores que entran al torneo pensando en 7 rondas. Yo entro pensando en cada pelota, porque sé que puede ser la última que juegue", afirmó.

Respecto de su rival en la siguiente ronda, el alemán Nicolás Kiefer, no ofreció ninguna pista. Sin embargo, adelantó que tiene un arma muy especial, su ilusión por ganar. "Yo me estoy jugando un sueño. Mi arma es ésa, la felicidad que tengo de jugar, la energía, las ganas, espero que eso me sirva para hacer un buen papel".

Argüello, exultante tras la victoria, habló también de las peculiaridades de Wimbledon en el vestuario. "No sé si hablar de clases pero sí se marca mucho más acá el tema de los cabezas de serie, de quién es bueno y no tanto. Y aún es mucho mayor la diferencia con los 'qualys'. Es el único torneo del mundo en el que la 'qualy' se juega en otro club, que queda a kilómetros de acá".

"Un qualy es como si jugara otro torneo y eso yo lo veo mal. A mí me gusta cuando el club empieza a tener color la semana previa. Y para los propios qualys es lindo pero acá la posibilidad de jugar con un jugador importante no existe y es una pena", finalizó.

Temas relacionados