Roger Federer, el hombre récord

Con su triunfo en Wimbledon, rompió más marcas y le esperan otras.

En la vida de Roger Federer, el hombre de los 15 grandes, el genio que ha ganado más títulos del Grand Slam que nadie, se acumulan los días señalados. Estos son algunos de los momentos que escribieron su leyenda.

– El primer torneo: “Roger había perdido la final del torneo de Marsella contra Marc Rosset y de verdad quería ganar su primer título”, recuerda Rene Stauffer, su biógrafo. “Lo logró en Milán, en 2001. Su padre condujo a toda prisa desde Suiza. Estaba frenético y se olvidó las llaves dentro del coche. ¡Tuvieron que romper la ventanilla para sacarlas!”. Federer tenía 20 años.

– El día que tumbó a Sampras: “Roger había ganado Wimbledon en júniors, aquí había empezado todo para él”, cuenta Tony Godsick, su agente. “Ganar al rey de Wimbledon, a Sampras, fue el comienzo, el gran salto”, añade sobre aquella tremenda tarde de 2001, cuando Federer descabalgó en octavos al hombre de los siete Wimbledon y las 31 victorias seguidas en Londres.

– 2003: el primer grande. “Roger es un hombre emotivo: lo recuerdo arrodillado sobre el césped, como si hubiera logrado lo que siempre quiso tener”, cuenta Manuel Santana, campeón de Wimbledon en 1966. “Fue emocionante verlo, porque fue una final extraordinaria, de golpes potentísimos. Había gran expectación: era el chico que había ganado a Sampras y lo esperaba Philippoussis”.

– Cinco Wimbledon seguidos. “En esa final de 2007 —recuerda Rafael Nadal— jugué bien, pero me arrepentí de una cosa: en el quinto set, cuando Federer me hizo el primer break, no aguanté. Me hizo otro. Mentalmente tuve un bajón. Es lo único que me pude reprochar. Eso me sirvió mentalmente en 2008, para decirme: ‘Que te gane, pero estate centrado y dando la mejor actitud en todo momento’ ”, cierra el rival derrotado en dos finales seguidas de Wimbledon (2006 y 2007).

– La rivalidad con Nadal. “Lo mejor que tienen Federer y Nadal es que son diferentes”, opina Richard Krajicek. “Nadal es zurdo, corre todo el tiempo, es un toro sobre la pista, un trabajador. Federer es diestro, suave, en cierto sentido más talentoso. Y fuera de la pista se llevan bien”.

– Wimbledon 2008: el mejor partido de la historia. “En el fondo —reflexiona Nadal— la derrota del año pasado me ayudó”. Federer perdió en Londres.

– 2009: el gran reto de Roland Garros. “La situación era diferente a los otros años, porque Rafa había perdido pronto (en octavos)”, admite Severin Luthi, asesor técnico de Federer. Nadal había ganado tres finales en París a Federer. “Que no estuviera puso más presión a Roger”.

– Lágrimas en la victoria y en la derrota. “Cuando pierde, se disgusta, porque el deporte significa mucho para él”, dice Godsick, que ha visto llorar a su representado como vencedor (Wimbledon 2007, Roland Garros 2009) y vencido (Wimbledon 2008 y Abierto de Australia 2009).

– El récord de los 15 “grandes”. “Es un esfuerzo increíble por parte de Roger”, argumenta Rod Laver, el último hombre en ganar los cuatro grandes el mismo año (1969). “Para lograr algo así tienes que disfrutar del juego, respetarlo. Es admirable”.

 

últimas noticias